Clásico rosarino

Bidoglio: "No tengo nervios, sí muchísima responsabilidad"

Sereno, ningún gesto ni palabra denota que está frente al encuentro de mayor relevancia desde que es el entrenador de Newell's. Asume el partido "con tranquilidad" y dice que lo "contagia el semblante de los jugadores, las ganas que tienen y lo bien que están".

Sábado 09 de Febrero de 2019

¿Cómo estás viviendo la previa del partido más importante de tu corta carrera en primera?

Lo tomo con tranquilidad. Tuvimos una semana en la que trabajamos muy bien, el grupo contagia, y eso ayuda mucho. Es un partido importante para toda la ciudad, no solamente para mí, y lo tomo así, con muchísima responsabilidad y tratando de no dejar ningún detalle librado al azar.

¿La respuesta que vienen dando los jugadores es lo que te da mayor confianza y optimismo?

Sin dudas. Vas viendo el semblante de los jugadores, las ganas que tienen, lo bien que están individual y grupalmente. Eso contagia mucho. Llegamos muy bien, con un muy buen clima. El equipo viene encontrando una idea y hay que tratar de sostenerla en estos partidos que siempre te marcan. No es fácil a veces sostener una idea en esta clase de encuentros.

Con este contexto, ¿cambió algo la rutina, tu vida personal?

Cambia, por más que quieras abstraerte del contexto. Cualquier hincha que cruzás en la ciudad lo primero que te pregunta es por el clásico, te alienta, te desea suerte. Es difícil abstraerse. Pero esas cosas te potencian. Sabés que tenés que trabajar más, estar en todos los detalles. No sólo yo sino todo el cuerpo técnico estamos trabajando sabiendo la responsabilidad que significa esto para todos nosotros.

¿Cómo te sentís interiormente?, ¿hay nervios, ansiedad?

No tengo nervios. Lo que hay es responsabilidad. Sabía de antemano, cuando fui elegido para este lugar, que este momento iba a llegar e hicimos la pretemporada pensando también en esto. Llegamos bien. Lo que sentimos es la responsabilidad de saber que para todo Rosario este es el clásico más importante del mundo. Sabemos que nos encontramos en un lugar de privilegio y hay que tratar de demostrar que estamos a la altura de un acontecimiento como este.

¿Cómo estás viviendo la previa del partido más importante de tu corta carrera en primera?

Lo tomo con tranquilidad. Tuvimos una semana en la que trabajamos muy bien, el grupo contagia, y eso ayuda mucho. Es un partido importante para toda la ciudad, no solamente para mí, y lo tomo así, con muchísima responsabilidad y tratando de no dejar ningún detalle librado al azar.

¿La respuesta que vienen dando los jugadores es lo que te da mayor confianza y optimismo?

Sin dudas. Vas viendo el semblante de los jugadores, las ganas que tienen, lo bien que están individual y grupalmente. Eso contagia mucho. Llegamos muy bien, con un muy buen clima. El equipo viene encontrando una idea y hay que tratar de sostenerla en estos partidos que siempre te marcan. No es fácil a veces sostener una idea en esta clase de encuentros.

Con este contexto, ¿cambió algo la rutina, tu vida personal?

Cambia, por más que quieras abstraerte del contexto. Cualquier hincha que cruzás en la ciudad lo primero que te pregunta es por el clásico, te alienta, te desea suerte. Es difícil abstraerse. Pero esas cosas te potencian. Sabés que tenés que trabajar más, estar en todos los detalles. No sólo yo sino todo el cuerpo técnico estamos trabajando sabiendo la responsabilidad que significa esto para todos nosotros.

¿Cómo te sentís interiormente?, ¿hay nervios, ansiedad?

No tengo nervios. Lo que hay es responsabilidad. Sabía de antemano, cuando fui elegido para este lugar, que este momento iba a llegar e hicimos la pretemporada pensando también en esto. Llegamos bien. Lo que sentimos es la responsabilidad de saber que para todo Rosario este es el clásico más importante del mundo. Sabemos que nos encontramos en un lugar de privilegio y hay que tratar de demostrar que estamos a la altura de un acontecimiento como este.

Hablaste de responsabilidad, entonces, ¿se disfruta sólo después del partido, dependiendo del resultado?

En la semana es difícil disfrutar. Si bien estás haciendo lo que te gusta, sabés que lo que se juega es muy importante. Estoy convencido de lo que hago, y el grupo también. Logramos una idea futbolística. Más allá de que haya gente que lo tome de otra manera, sigo pensando que es un partido de fútbol y hay que jugarlo como tal. Si bien los jugadores tienen que dejar todo adentro de la cancha, no se tienen que olvidar de jugar al fútbol, que es de lo que se trata todo esto.

¿Y durante el partido es posible disfrutar de algo?

Cuando empiece estaré concentrado en todo lo táctico, en ver si estamos bien, de qué manera lo está planteando el rival. Cuando el árbitro suene el silbato, me parece que me empezaré a sentir mejor.

Braian Rivero dice que los jugadores surgidos del club viven con mayor intensidad cada cosa que pasa en Newell's. ¿Cómo trabajas con los juveniles que están en el equipo para bajarles la ansiedad?

El sentido de pertenencia es muy importante, pero esa clase de jugadores deben saber que son profesionales y lo deben jugar así, no como hinchas. Ellos saben lo que se están jugando, lo que es el folclore de la ciudad, lo que influye anímicamente un clásico, así que hay que bajarles un poco la ansiedad. Lo tienen que jugar como jugadores profesionales y no como hinchas, porque el sentido de pertenencia va a seguir existiendo siempre.

¿Qué importancia tiene este partido en tu carrera?

Tengo una carrera corta en primera división y es por lejos el más importante. Esa es la importancia que le doy. Hice las cosas para que salga todo bien. Sabemos que es un partido difícil, pero más allá de eso, estoy convencido de lo que hago y del grupo que tengo.


En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario