Ovación

Berlocq y el rito de la remera rota en Roldán

Charly terminó así la exhibición con Schwank. Hubo una clínica en la que participó Coria.

Domingo 20 de Diciembre de 2015

Carlos Berlocq se rompió la remera, como acostumbra en cada victoria copera, y lo ovacionaron los 300 espectadores, la mayoría chicos de distintas escuelas de tenis, que presenciaron la exhibición que realizó con el ex jugador Eduardo Schwank.

Después hubo una invasión a la cancha del complejo Schwank Tennis Center, de Tierra de Sueños II de Roldán, para acercarse al Gladiador de la Davis, en el marco de una jornada a beneficio de la Fundación Estar, que trabaja por discapacitados intelectuales y mentales.

"Si me llaman, siempre estaré a disposición para jugar la Davis", manifestó Berlocq, en una de las tantas preguntas que le hicieron los chicos al comienzo de la clínica. Charly estuvo acompañado por Schwank y por Guillermo Coria.

Al Mago Coria, ex número tres del mundo, lo consultaron sobre el partido más difícil de su carrera y recordó "la final con Nadal" del Masters de Roma de 2005, que el español ganó en emocionantes cinco sets.

A su turno, Schwank dijo que "no" a toda posibilidad de volver al tenis luego de que anunció el retiro a mitad de esta temporada.

Después de evacuar todas las inquietudes, Berlocq, Coria y Schwank pelotearon con los jóvenes y les fueron dando consejos de cómo pegar mejor.

Un rato más tarde fue la exhibición a un set entre Berlocq y Schwank. Ambos dieron todo, pese a lo informal del encuentro.

Sorprendió ante todo la entrega del jugador de Chascomús, considerando que por lo general tenistas que continúan en actividad generalmente tratan de no asumir ninguna clase de riesgo en este tipo de compromisos.

Schwank estuvo 5/2 para liquidarlo, pero Berlocq se recompuso y le ganó a su amigo por 7/5. Entonces sí, Charly se rompió la remera y hubo aplausos.

Esa misma remera se sorteó luego entre los presentes. No fue lo único. También fue sorteada la raqueta del tenista de 32 años y la que utilizó Schwank en su último torneo antes del retiro.

Pero hubo más obsequios, como la vestimenta que usó Berlocq en el último Wimbledon y ropa oficial del equipo argentino de la Davis. Todos se fueron satisfechos con una jornada que fue a beneficio de la Fundación Estar, presidida por Schwank, que trabaja por la integración de discapacitados intelectuales y mentales en el deporte a través del tenis.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario