Ovación

Berdych dejó afuera a Nadal y definirá con Murray en semifinal

A la madrugada el checo liquidó al español por 6-2, 6-0 y 7-6 (7-5). Mientras el escocés bajó al joven australiano Nick Kyrgios por 6-3, 7-6 (7-5) y 6-3 en el Abierto de tenis de Australia.

Martes 27 de Enero de 2015

El británico Andy Murray puso hoy fin a la aventura de Nick Kyrgios para avanzar a las semifinales del Abierto de tenis de Australia, en las que se medirá al sorprendente checo Tomas Berdych, inesperado verdugo hoy del español Rafael Nadal.

Murray, sexto del ranking mundial, batió a la joven esperanza australiana, número 53 de la clasificación, por 6-3, 7-6 (7-5) y 6-3, en tanto que Berdych liquidó a Nadal por 6-2, 6-0 y 7-6 (7-5).

Los otros semifinalistas se conocerán mañana, cuando se midan el suizo Stanislas Wawrinka -defensor del título- con el japonés Kei Nishikori y el serbio Novak Djokovic con el canadiense Milos Raonic.
 
Entre las mujeres, la rusa Maria Sharapova se impuso 6-3 y 6-2 a la canadiense Eugenie Bouchard y se medirá el jueves a su compatriota Ekaterina Makarova, vencedora de la rumana Simona Halep por 6-4 y 6-0. Mañana se medirán las estadounidenses Venus Williams y Madison Keys, así como Serena Williams con la eslovaca Dominika Cibulkova.
 
Más allá de lo que sucediera en el certamen femenino, la atención estaba puesta hoy en lo que ofrecieran los hombres.
 
“Fue un partido complicado, estaba muy ventoso”, destacó Murray, que mostró un juego sólido y variado en la fresca noche de Melbourne.
 
“Nick le pega muy duro a la bola, traté de alejarlo de su zona de confort al pegar, pero varié mis golpes también porque había viento”, añadió el británico, que busca su tercer título de Grand Slam tras haber ganado el US Open en 2012 y Wimbledon en 2013.
 
El británico aconsejó al público australiano, que colmó el Rod Laver Arena, cómo proceder con el explosivo Kyrgios, cuartofinalista de Wimbledon en 2014 tras eliminar a Nadal en la cancha central en octavos.
 
“No hay que poner mucha presión sobre él, hay que dejarlo que madure y se equivoque. Va a cometer errores, claro, porque es joven”.
 
Murray tiene claro que el duelo con Berdych no será sencillo: “Otro gran pegador, no perdió un set en lo que va del torneo”.
 
En efecto: Berdych se deshizo de Nadal a puro palo, aunque el resultado estuvo influido por un problema físico del español, que no pudo moverse con la velocidad y explosividad con que lo hace habitualmente.
 
La derrota fue especialmente dura para el número tres del mundo, que llegó a Australia tras jugar apenas ocho partidos en los últimos siete meses debido a una sucesión de problemas físicos.
 
El español confiaba en que Australia fuera el primer paso para un sólido regreso al circuito, pero tropezó ante un Berdych que es entrenado desde esta temporada por el venezolano Daniel Vallverdú, ex “coach” de Murray.
 
“Comencé muy bien, pero cuando estás jugando con Rafa debes seguir alerta hasta el punto final, porque es un gran luchador. Me mantuve concentrado”, dijo el checo tras las dos horas y 13 minutos de partido.
 
Berdych elogió a Vallverdú. “Me mencionó un par de cosas, y tenía razón en las dos, estoy muy feliz por el modo en que estamos trabajando. Hoy planteamos un plan para este partido y funcionó, no puede ser mejor”.
 
El checo de 29 años, número siete del mundo, busca ganar su primer título de Grand Slam. La vez que más cerca estuvo de hacerlo fue en la final de Wimbledon 2010, derrotado precisamente por Nadal.
 
Berdych no derrotaba a Nadal desde octubre de 2006, cuando lo hizo en Madrid, y con el triunfo de hoy cortó una racha de 17 derrotas consecutivas ante el español.
 
Más allá del gran inicio de su rival, dominante e inapelable, Nadal acusó un problema en la pierna derecha que le impedía moverse con libertad, aunque en ningún momento se hizo atender por un médico.
 
“Nada importante, sinceramente son cosas que pasan en el partido, y (no es) nada que haya afectado ni vaya a ensombrecer una victoria justa como la de Berdych”, dijo Nadal.
 
El español sólo pudo jugar puntos, no un partido entero. Con claros problemas para pegar el revés, golpe en el que evitaba apoyarse en la pierna derecha, Nadal no era capaz de resistir puntos en los que el checo lo moviera de lado a lado. Su movilidad mejoró sólo en el tercer set, una vez que tomó una pastilla que le acercaron desde su banco.
 
Berdych, que anunció durante el certamen que se casará este año, puede encontrarse ante el torneo de su vida. Ya hizo lo que a lo largo de nueve años le fue imposible: derrotar a Nadal. Ahora le faltan dos pasos más para completar una hazaña.
 
“El objetivo está bien arriba, pero hay que subir todos los escalones”, advirtió.
 
Nadal tiene otros objetivos en la mira: jugar la mayor cantidad de partidos posible.
 
“La única forma de ser competitivo es compitiendo, y a mí en los úiltimos siete meses me ha faltado competir”.
 
Nadal encadenó una lesión de muñeca, una operación del apéndice y un tratamiento con células madre para la espalda entre julio y noviembre de 2014, un período en el que prácticamente no jugó. El Abierto de Australia fue su segundo torneo en 2015 tras caer en la primera ronda en Doha.
 
“Cuartos de final es un buen resultado, no es un mal resultado”, aseguró el nueve veces campeón de Roland Garros, que tiene en Río de Janeiro y Buenos Aires sus próximas escalas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS