Ovación

Batista visitó de incógnito Tilcara para terminar con la "maldición" de la Virgen

Cuenta la leyenda que en ocasión de la puesta a punto para el Mundial 86 en el que Argentina se coronó campeón, el plantel conducido por Bilardo prometió a la Virgen de Punta Corral que si ganaban el torneo volverían a agradecerle. Nadie regresó y el mito de la "maldición" se acrecentó. Batista viajó a "saldar" la deuda.

Miércoles 25 de Mayo de 2011

Sergio Batista, entrenador del seleccionado argentino, y José Luis Brown, su ayudante de campo, visitaron de incógnito la ciudad jujeña de Tilcara para cumplir con una promesa que habían realizado en la previa del Mundial de México 1986.

Batista y Brown visitaron a la Virgen de Copacabana del Abra de Punta Corral, la iglesia Nuestra Señora del Rosario y el Museo de la Virgen, con la intención de acabar con una supuesta "maldición" que pesa sobre el representativo de la AFA porque los jugadores que se consagraron en México no regresaron a saludar a la virgen luego de alcanzar la gloria en suelo azteca.

Ocurre que la por entonces selección dirigida por Carlos Bilardo se había preparado especialmente en ese lugar para acostumbrarse a los efectos de la altura y, según cuenta la leyenda, el seleccionado argentino no va a "salir campeón mundial hasta que los jugadores del '86, no regresen a agradecerle la manito que brindó la mamita (la virgen)".

Si bien los oriundos de Tilcara aseguran que "todavía falta para terminar con la maldición, porque tienen que venir todos los que estuvieron aquella vez", el Checho y el Tata cumplieron con su parte y ofrendaron a la virgen una camiseta albiceleste y un Rosario.

Incluso antes del Mundial de Sudáfrica del año pasado un sitio de internet juntaba firmas para pedir que los jugadores campeones del 86 vuelvan al lugar de la famosa promesa para cumplir con la Virgen de Punta Corral.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario