Ovación

Básquet: la Generación Dorada venció con autoridad a Brasil y se metió en semis

Con una gran actuación, el seleccionado argentino de básquet venció a Brasil, su clásico rival, por 82-77 (con parciales de 23-26, 23-14, 18-14 y 18-23), y se metió otra vez entre los cuatro mejores del mundo. El viernes jugará en semis ante Dream Team, que hoy vapuleó a Australia.

Miércoles 08 de Agosto de 2012

Con algo de angustia, pero con autoridad, Argentina batió hoy por 82-77 a Brasil en el clásico sudamericano por los cuartos de final del torneo olímpico de básquet y se aseguró disputar una medalla por tercer Juego consecutivo. Oro en Atenas 2004 y bronce en Pekín 2008, Argentina se medirá el viernes con el Dream Team de Estados Unidos, que hoy vapuleó a  Australia por 119-86.

El conjunto dirigido por Julio Lamas volvió a disfrutar de una victoria contra su máximo rival (con parciales de 23-26, 23-14, 18-14 y 18-23), tal como sucediera en los octavos de final del Mundial de Turquía y en la final del torneo preolímpico de Mar del Plata.

Luis Scola fue el máximo anotador de su equipo, con 17 puntos, mientras que Carlos Delfino se lució con 16 puntos y 7 rebotes. Los brasileños Marcelinho Huertas y Leandro Barbosa fueron los máximos anotadores del encuentro, con 22 tantos.

El duelo comenzó con la intensidad típica de un clásico. Posesiones cortas, búsqueda de contraataques constante y máxima intensidad. En poco tiempo ambos equipos mostraron sus cartas.

Los brasileños intentaron explotar su poderío de altura con Tiago Splitter, Nene Hilario y Anderson Varejao. Además, Brasil interrumpió las recepciones de Luis Scola y apostó a la efectividad desde el exterior de Marcelinho Huertas, autor de 17 puntos en la primera mitad. Mientras tanto, Argentina encontró comodidad ofensiva en la conducción de Pablo Prigioni, quien regresó a las canchas tras su ausencia contra Estados Unidos.

Ante la marca intensa de los brasileños a Scola y Ginóbili, el equipo argentino tuvo que reposar en la efectividad de Carlos Delfino para hacer daño al rival.

La entrada de Juan Gutiérrez en el segundo parcial no sólo sirvió para dar pelea a los gigantes brasileños en la zona pintada, sino también para oxigenar a sus compaleros. Argentina firmó una ventaja de nueve puntos en el segundo parcial y llegó al descanso con un 46-40 a su favor.

En el comienzo del tercer cuarto, Brasil hizo todo lo necesario para favorecer a los argentinos: ansioso en las posesiones, con repetidas pelotas perdidas y totalmente desconectado en defensa. El equipo albiceleste consiguió una diferencia de diez puntos y tuvo la oportunidad de poder hacer descansar a Prigioni.

Argentina logró incluso alcanzar una diferencia de 16 puntos, una vez que Hilario y Splitter se sentaron en el banquilli, aunque Leandro Barbosa dejó a su equipo 10 tantos por debajo al inicio del último cuarto gracias a su tiro exterior.

En el último cuarto se invirtieron los roles que se habían desarrollado en el parcial anterior. Argentina llegó a los últimos seis minutos con una diferencia a favor de 11 puntos, pero a falta de un minuto y medio había permitido que Brasil redujera la distancia a tres tantos. Fue allí que apareció la figura del legendario Ginóbili para anotar dos libres a falta de 52 segundos y volver a encaminar a su equipo hacia unas nuevas semifinales olímpicas.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario