Ovación

Barcelona vivió el déja vu de una pesadilla

Tal como le pasó el año pasado ante la Roma, el equipo culé fue una sombra y se quedó sin final.

Miércoles 08 de Mayo de 2019

Barcelona se quedó sin final de Champions en el Wanda. No habrá triplete. Los fantasmas de Roma volvieron. Se repitió la historia y el equipo de Messi sufrió una debacle inexplicable ante un Liverpool que fue superior de principio a fin y que lo arrolló asestándole una de las mayores humillaciones de su historia. Dos goles de Origi y otros dos de Winjaldum obraron el milagro de los rojos y transformaron el sueño culé en una nueva pesadilla.

Liverpool logró la hazaña, consiguió levantar el 3 a 0 sufrido en la ida en el Camp Nou imponiéndose por 4 a 0 en Anfield Road. El belga Divock Origi y el holandés Georginio Wijnaldum, ambos en dos ocasiones, posibilitaron el milagro futbolístico para el conjunto inglés, que aún sin sus figuras en ataque, Mohamad Salah y Roberto Firmino por lesiones, se dio un gran gusto frente a su gente.

Barcelona tenía todo a favor para estar en Madrid: una ventaja clara y la convicción de haber aprendido la lección de Roma. Había pasado la valla de cuartos de final por primera vez tras tres ediciones cayendo en esa fase y la Pulga venía de hacer una exhibición en la ida, pero el templo de Anfield fue demasiado.

Liverpool nunca caminó solo. El famoso cántico, el himno "You'll never walk alone", funcionó a las mil maravillas. Entraron los rojos al partido a morder y lo hicieron. Cuatro eran los goles que necesitaba el Liverpool y los convirtió. Uno tras otro, paso a paso como pedía Jürgen Klopp en la previa y con un juego directo y esta vez sí con acierto ante la meta del Barcelona. Los blaugranas, lejos de ser letales, tuvieron varias ocasiones de gol, frustradas todas por Alisson.

El equipo catalán se fue condenando a sí mismo a volver a morir en el Coliseo, llamado esta vez Anfield. El año pasado, los de Ernesto Valverde ganaron 4-1 en casa y perdieron 3-0 en el Olímpico de Roma. Esta vez tenían a favor no haber sufrido en el Camp Nou, pero perdieron 4-0.

Para Barcelona, esta semifinal se recordará como las finales de Sevilla y Atenas, como la noche de Roma, pero seguramente con más dolor, por incontables factores. Por el 3-0 de la ida, las bajas de Salah y Firmino, por los errores de Jordi Alba... por cómo se dio el cuarto gol (el de Origi) y por aquellos yerros de Dembelé en la ida.

El fracaso es histórico. Empezando por el entrenador, incapaz de encontrar un antídoto a un Liverpool diezmado, poniendo el mismo equipo que dispuso en la ida, donde el Barsa fue muy inferior; pasando por la defensa, desarticulada y retratada en el 4-0; por un mediocampo destemplado, superado, sin personalidad ni físico (excepto Arturo Vidal) y terminando en la delantera, con Messi en el foco, impecable en la ida, desaparecido en la vuelta.

Anfield ya es historia negra del Barcelona. Y se cobrará víctimas. Porque un hundimiento así, un año después de Roma, obliga a cambios estructurales.

El gesto adusto y triste de Messi resumió el semblante de Barcelona. El grito desaforado del plantel de Liverpool fue la imagen de la victoria, la resurrección y el premio a la creencia. Liverpool logró su segunda final consecutiva, el año pasado perdió con Real Madrid, e irá en busca de su sexta conquista.

La voz de los medios

Los principales medios del mundo se hicieron eco del trascendental partido de ayer en el que Liverpool goleó al Barcelona y clasificó a la final de la Champions.

El diario madrileño Marca tituló “Hecatombe en Anfield”, con una foto de Messi con el gesto perdido y las manos en la cintura, mientras que el periódico catalán Mundo Deportivo publicó en su web: “Naufragio histórico del Barsa en Anfield”, con Messi mirando el piso y tomándose la nariz en señal de decepción.

En Inglaterra, The Sun tituló “Origi y Wijnaldum se inspiran en el milagro para poner a los rojos en la final”. L’Equipe, en Francia, ubicó a la goleada del Liverpool ante Barcelona en la primera plana con el título “Sensacional”, destacando que Liverpool realizó una auténtica explosión general en Anfield y los festejos en el cuarto gol del conjunto inglés. En Italia, Corriere dello Sport publicó: “Liverpool loco!! Un poker y vuelo a la final: Messi y el Barsa, eliminados”.

Tottenham quiere dar vuelta la serie

Ajax y Tottenham irán esta tade por el pasaporte restante a la final de la Liga de Campeones, instancia a la que el equipo holandés puede acceder con un empate, ya que en el cotejo de ida, en Londres, se impuso 1-0. El encuentro se disputará desde las 15.30 (hora argentina) y será televisado en directo por Espn.

El choque tendrá a varios argentinos como protagonistas: Nicolás Taglifiaco (el único titular) y Lisandro Magallán de Ajax y el DT Mauricio Pochettino, Paulo Gazzaniga y Juan Foyth en el equipo londinense.

El entrenador del Ajax, Erik ten Hag, podrá contar con sus jugadores clave en el funcionamiento, ya que no hay lesionados ni suspendidos. Pochettino, por su parte, podrá contar con el surcoreano Heung-min Son, que no jugó el partido de ida por acumulación de amarillas. En tanto, el goleador Harry Kane seguirá sin jugar por la lesión que arrastra en el tobillo, pero sí podría volver Jan Vertonghen.

El DT de Murphy se mostró muy optimista de cara al duelo de vuelta de semifinales.“Estamos viviendo un sueño hecho realidad. Hace cinco años, debido a la forma en la que iba el proyecto, no creo que nadie se hubiera imaginado que jugaríamos la Champions League cada temporada y que estaríamos a este nivel de competición”, dijo el ex Newell’s, dando valor a lo logrado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});