Ovación

Baldazo de agua caliente para el Charrúa

Bajo un calor agobiante, Córdoba se complicó solo, igualó 2 a 2 ante Argentino de Quilmes y no pudo subirse a la punta.

Domingo 04 de Febrero de 2018

No fue la mejor tarde para Central Córdoba. No por la entrega, porque estuvo dos veces en desventaja, sacó pecho y logró reponerse. La verdadera cuestión fue que el charrúa, con errores individuales y colectivos, fue el único responsable de darle vida a un Argentino de Quilmes que vino a Rosario a buscar un punto, y se lo terminó llevando. La igualdad por 2 a 2 en el Gabino Sosa le impidió al equipo de Ariel Cuffaro Russo poder trepar a la punta de la Primera C.

Un buen marco de público se dio cita en el estadio de barrio Tablada y le puso color a una tarde que por momentos fue agobiante. Allí estaban Central Córdoba y Argentino de Quilmes para protagonizar un partido con distintas aspiraciones. El local quería treparse a la punta y el visitante arañar la zona de reducido.

Teniendo en cuenta la temperatura, el inicio del partido fue un baldazo de agua caliente para el Matador ya que, a los 5', el Mate abrió el marcador. Franco Cristofanelli pateó un tiro de esquina desde la derecha, la defensa charrúa se hizo un nudo y no la despejó, apareció Braian Chávez y con un cabezazo rasante venció la resistencia de Juan Marcelo Ojeda para poner el sorpresivo 1 a 0 para la visita.

Igualmente, la alegría a los quilmeños no les duró demasiado. A los 16' Cristian Sánchez protagonizó una buena jugada por izquierda, desbordó, tiró el centro y apareció Damián Ledesma por el corazón del área para estampar el 1 a 1 con un certero cabezazo. El resto del primer tiempo tuvo dominio del charrúa, pese a que mostró dificultades en el retroceso y sufrió innecesariamente.

El arranque del complemento tuvo otra vez un combo adverso: error y gol del rival. Apenas a los 40 segundos, el Pato Sánchez tuvo una mala salida, la pelota terminó en los pies de Gabriel Tellas, que se fue mano a mano con Ojeda y definió ante la salida del ex Central para poner el 2 a 1.

Y nuevamente se repitió la fórmula porque, tras el gol, Córdoba reaccionó rápido y lo volvió a empatar. Pasados los 10', un tiro libre recto al área derivó en un centro al punto penal y luego de una series de despejes cortos la terminó conectando Alfredo Resler, también de cabeza, poniendo la redonda por encima del arquero Lisandro Mitre y de un defensor que se encontraba sobre la línea para volver a igualar las acciones, ahora 2 a 2.

A los 23' el delantero visitante Rodrigo Soria -que había ingresado tras el entretiempo- insultó al árbitro Cristian Suárez y se fue expulsado (ver apostillas). Esta situación inclinó aún más la balanza a favor de los dirigidos por Cuffaro Russo, que lo fueron a buscar por todos los medios, a veces abusando del pelotazo, aunque no lograron tumbar el bloque defensivo que armó Pedro Damián Monzón, el técnico de Argentino de Quilmes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario