Ovación

Bajo las luces de Flushing Meadows

Del Potro, que ganó el US Open en 2009, empieza esta edición con más favoritismo que nunca.

Lunes 27 de Agosto de 2018

Nueve años después de haber conseguido el título más importante de su carrera, Juan Martín Del Potro volverá a Flushing Meadows en condiciones distintas a las de las últimas temporadas, mucho más parecidas a las de ese entonces cuando conoció la gloria absoluta. La Torre de Tandil tenía 21 años cuando consiguió su primer y único trofeo de Grand Slam, el US Open, tras un enorme torneo y luego de una final a cinco sets ante Roger Federer, aún guardada en las retinas. Hoy se pondrá en marcha una nueva edición del tercer Grand Slam de la temporada y encontrará a Delpo, pese a la edad, en una versión que puede dar que hablar.

Si allá por el 2009 los ojos del tenis se posaron en ese tandilense que agigantaba su figura más alta que el Empire State qué decir de éste, que se parece a aquel pero que no sólo atravesó 9 años, sino también cuatro operaciones de muñeca y toda la incertidumbre y tristeza por no saber si iba a poder volver a jugar al tenis. Y más a su favor: este será el primer Grand Slam que asuma con su mejor ránking histórico, el de Nº 3 del mundo, lo que lo hace aún más favorito detrás de Rafael Nadal y del propio Federer. ¡Ah! Por estos días el suizo remarcó que este año se cumplen 10 de su último título en Flushing Meadows, que quiere volver a consagrarse. ¿Podrán cruzarse Delpo y Federer? Sólo sería posible en una final. Como en 2009. Hoy arranca el camino de Del Potro. Desde las 23 (Espn 2 e Espn Play), ante el estadounidense Donald Young (242º).
"Como todo el mundo sabe, este es mi torneo favorito del circuito. Tengo altas expectativas en Nueva York. Tengo muchas ganas de empezar el torneo", señaló Juan Martín el viernes. Pero tranquilamente podría ser de otro momento. Lo dijo en 2009, cuando ganó el título y lo agasajaron en todos lados. Pero lo resaltó en su Tandil natal, después de bajarse de la autobomba con la que recorrió la ciudad: siempre soñó con ganar el abierto de EEUU. Son incluso los torneos que forman parte de las giras norteamericanas los que mejor le sientan, porque obtuvo los mejores resultados. Este año, por ejemplo, consiguió allí su primer título de Masters 1000, en Indian Wells. Y también fue Estados Unidos el lugar que lo vio volver en repetidas ocasiones a reencontrarse con él mismo después de varios tragos amargos.
Los tragos amargos en la vida deportiva de Juan Martín Del Potro pueden simplificarse en la mención de las cuatro operaciones de muñeca (hubo más lesiones, pero no traumáticas como estas) que le siguieron a aquel 2009 glorioso, que lo opacaron, que lo sacaron del camino por largo tiempo y le hicieron pensar que no iba a poder jugar más al tenis. Tras la última intervención volvió al circuito en 2016 y tuvo un año cinematográfico, no sólo por el ascenso meteórico en un ránking del que parecía borrado sino por la consecución de la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 y la ansiada, deseada y querida Ensaladera de Plata. Sin Del Potro en nivel superlativo, para Argentina hubiese sido imposible ganar la primera y única Copa Davis.
Desde el año pasado, Delpo está enfocado meramente en el circuito, en sus intereses individuales, ya no juega en equipo. Y pese a que el 2017 se le tornó irregular, siguió creciendo en el ránking de una manera notoria, continuando el ascenso en esta temporada. Recuperó el que había sido su mejor puesto, el 4º, y hace algunas semanas lo superó. Se colocó 3º y también en el selecto grupo de argentinos que ocuparon ese podio mundial: Guillermo Vilas, Gabriela Sabatini, David Nalbandian y Guillermo Coria. Igualmente, lo que flota hace rato en el ambiente, más allá del ránking que pueda tener en tal o cual momento, es que Juan Martín es uno de los pocos tenistas capaces de pelearles de igual a igual a los magníficos integrantes del Big Four: Roger Federer, Rafael Nadal, Novak Djokovic y Andy Murray. Capaz de pararse de igual a igual y ganarles, por supuesto. Hace unos años, Delpo perdió una final en Basilea ante Federer y en la premiación lloró. El suizo, desacostumbrado a perder, le dijo en público algo así como: "No te preocupes, a la final más importante la ganaste vos". Todavía estaba abierta en Federer la herida de ese 2009. La frase, lejos de esconder rencor, le abría los ojos al tandilense sobre qué tan grande fue aquella gesta en Flushing Meadows.
Hoy empezará una nueva edición del US Open, un escenario que Delpo conoce, que ama y que esta vez, otra vez, se le presentará afín. Por muchas razones. Y por la exclusividad de ser el Nº 3 del mundo, un gigante al que los focos y los flashes apuntarán más que antes. ¿Podrá lidiar Juan Martín con la presión, las expectativas y las ganas? El correr de los partidos lo dirá.

>>> Los argentinos y los candidatos

Además de Juan Martín Del Potro, hoy saltarán a la cancha otros argentinos. Cerca de las 12, Carlos Berlocq se medirá con Milos Raonic en la cancha Nº 5, mismo horario en el que Guido Pella enfrentará al noruego Casper Ruud en la cancha 9.
También desde el mediodía jugará Guido Andreozzi, quien tendrá un duro compromiso ante el local Jack Sock, en el court 17.
Hoy también debutará el máximo favorito, Rafael Nadal, cerca de las 23, ante su compatriota español David Ferrer.
Los otros duelos destacados del cuadro masculino serán los que protagonizarán el suizo Stan Wawrinka v. el búlgaro Grigor Dimitrov y el británico Andy Murray ante el australiano James Duckworth. Del Potro y Murray son candidatos a cruzarse en la tercera ronda.
Serena Williams, ex Nº 1 pero siempre favorita, se estrenará ante la polaca Magda Linette.


>>> Un nuevo ATP 250

Desde 2019, Argentina tendrá en su calendario un nuevo torneo ATP 250. Será en Córdoba y antecederá al ATP de Buenos Aires, en febrero. Ocupará el lugar que dejó el abierto de Quito.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario