Ovación

Arzuaga, afuera

Miércoles 23 de Enero de 2008

La pretemporada en Mar del Plata le entregó la primera complicación a Leonardo Madelón. Es que ayer quedó confirmado que Martín Arzuaga sufrió una distensión muscular en la cara posterior del muslo derecho y estará inactivo aproximadamente dos semanas. Un tiempo que pone en riesgo su presencia en el partido de la primera fecha ante Boca por el Clausura 2008, programado para el 10 de febrero.
Se sospechaba de un principio que la lesión de Arzuaga no era una cosa pasajera. Una molestia típica por los exigentes trabajos en La Feliz. Los gestos que realizó el jugador en el instante de lesionarse dejaron en claro la gravedad de la dolencia. Precisamente a última hora de ayer, le practicaron una ecografía en un sanatorio de Mar del Plata para saber a ciencia cierta la magnitud de la lesión.
Igual, antes de realizar el estudio de imagen, Lancelotti ya había adelantado el diagnóstico en contacto con los periodistas de los medios rosarinos. El médico de la delegación de Central revisó al colombiano por la mañana y con sólo palpar la zona afectada se dio cuenta de que no era una molestia ni que tampoco tenía fatigada la zona del isquiotibial derecho.
“Cuando lo revisé por la mañana me di cuenta de que era una distensión muscular. Aunque en estos casos siempre es importante ayudarse con los estudios de imágenes”, explicó Lancelotti.
Desde ayer, el jugador no entrena a la par de sus compañeros. Viaja con ellos en el micro pero no realiza ninguna actividad. Tiene que esperar 48 o 72 horas para que ceda un poco el dolor y recién ahí arrancaría con la recuperación con los kinesiólogos Fernando Castro y Mauricio Ojeda. Habida cuenta de que quedan dos días y medio para que finalice la pretemporada, la rehabilitación comenzaría cuando el plantel esté de regreso a Rosario.
A partir de esto es entendible que Arzuaga camine por el hall del hotel Brunetti con el ánimo astillado. Ovación le preguntó ayer cómo se sentía y contestó con un monosílabo: “Estoy bien”, dijo poco convencido.
Este imponderable no sólo afecta en especial al delantero, sino que altera los planes de Madelón para encarar lo que viene. Es que Arzuaga venía cumpliendo al pie de la letra con las pautas físicas y futbolísticas que le bajó el cuerpo técnico. Jugó un buen partido, con gol incluido, en el amistoso ante Banfield y se había posicionado en la carrera para convertirse en el acompañante de Vizcarra para el arranque de la competencia oficial. El preparador físico Mariano Lisanti también tuvo palabras de elogios para el colombiano. Dijo que valoraba mucho el esfuerzo que estaba realizando en cada entrenamiento y que cada día lo veía progresar en los rubros potencia, velocidad y explosión.
Así pintado el cuadro de situación, Madelón ya empezó a buscar una alternativa viable para dar con el socio de Vizcarra en el ataque. Esto siempre y cuando no llegue el mentado refuerzo del delantero por afuera. Ante Tigre apostó por Zelaya para reemplazar al colombiano. Habrá que ver hacia donde apunta su idea en los amistosos que restan. Por el momento, la certeza que tiene es que Arzuaga no estará a disposición durante dos semanas. Un lapso que abre un signo de interrogación sobre la presencia del colombiano en el debut ante Boca por los verdaderos porotos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario