Ovación

Armani y Salcedo jugarían ante Lanús

Roberto Sensini ayer metió mano en el equipo (ver página 4) y en la práctica de fútbol apostó por redoblar la presencia ofensiva. Entre los titulares estuvo Leandro Armani como referencia de área y Santiago Salcedo fue su socio, aunque el paraguayo tuvo más libertad para retroceder y asociarse con los volantes.

Miércoles 04 de Marzo de 2009

Roberto Sensini ayer metió mano en el equipo (ver página 4) y en la práctica de fútbol apostó por redoblar la presencia ofensiva. Entre los titulares estuvo Leandro Armani como referencia de área y Santiago Salcedo fue su socio, aunque el paraguayo tuvo más libertad para retroceder y asociarse con los volantes. El ingreso del Beto motivó la salida de Mauro Formica, el juvenil de notables cualidades y con un enorme futuro, pero que pagó caro abusar del individualismo y no elegir la opción más efectiva cuando había que bajarle la persiana al partido ante Colón. El DT leproso todavía no confirmó al equipo ni mucho menos, pero el retorno de Armani y su promesa de gol es inminente.

Sensini hizo una correcta lectura del empate con los sabaleros. Newell’s extrañó horrores la referencia de área. Porque a Salcedo la pelota no le llegó limpia y entonces el guaraní retrocedió demasiado para entrar en sintonía con los volantes. Esta situación, sumado a que Formica no tuvo una tarde inspirada, generaron un vació en el centro del ataque leproso. En consecuencia, Armani sería el complejo vitamínico para fortificar el peso ofensivo.

Si se confirma la presencia de Sa-Sá y el Beto la Lepra tendrá mayor poder de fuego, pero perderá control de pelota y panorama, dos atributos que suele imponer Formica. Allí deberá aparecer la figura de Lucas Bernardi para dar una mano en la generación de juego.

La idea de Sensini es que Salcedo y Armani estén siempre cerca para que la dupla no pierda consistencia. Sa-Sá será el nexo con los volantes y el Beto tendrá la misión de no alejarse del arco rival y estar siempre al acecho para cuando la chance de gol golpee su puerta.

El DT machacó una y otra vez que ante Colón el pecado fue no hacer la más sencilla para resolver las jugadas. Y justamente si Armani tiene una virtud es ser un delantero lógico y simple. Remata al arco o habilita a un compañero, nunca hace una de más. "Cada jugador tiene que tener en claro su función. Sé que en el partido se presentan pocas chances y hay que aprovecharlas al máximo. Me mentalizo para tratar de que las pelotas que me queda vayan adentro del arco", enfatizo ayer Armani en diálogo con este diario, luego del ensayo en Bella Vista.

PorLucas Vitantonio lvitantonio@lacapital.com.ar

Ovación

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario