Ovación

Argentina y Brasil jugarían por las eliminatorias en Rosario

Si la Fifa no pone objeciones y se cumplen con las obras complementarias exigidas por el protocolo, el partido que deberán jugar las selecciones de Argentina y Brasil el primer fin de semana de septiembre por las eliminatorias se jugará en el estadio de Rosario Central, el que fue presentado por la AFA como escenario alternativo al Monumental.

Jueves 18 de Junio de 2009

Si la Fifa no pone objeciones y se cumplen con las obras complementarias exigidas por el protocolo, el partido que deberán jugar las selecciones de Argentina y Brasil el primer fin de semana de septiembre por las eliminatorias se jugará en el estadio de Rosario Central, el que fue presentado por la AFA como escenario alternativo al Monumental.

El presidente de la AFA, Julio Grondona, le confirmó ayer a Ovación el anuncio que realizó por la mañana en diferentes entrevistas, que la selección nacional también podrá hacer de local en el Gigante de Arroyito. "Sí, el estadio de Central fue propuesto, es lo que hoy a lo largo de todo el día les dije a todos los medios. Pero por esto hablen con Usandizaga, quien también está interiorizado del tema", fue la respuesta del mandamás.

Es por eso que este diario dialogó con el presidente de Central, Horacio Usandizaga, quien le ratificó a este diario la información que había suministrado Grondona. "Central recibió el pedido de autorización de la AFA para que nuestro estadio sea propuesto ante la Fifa para que juegue la selección los partidos por las eliminatorias, a lo que nosotros respondimos afirmativamente con mucha satisfacción. Esto es oficial", contó el Vasco.

Usandizaga también explicó que todo dependerá de que la Fifa apruebe el pedido, y una vez que esto suceda sólo será cuestión de realizar obras complementarias en la zona de vestuarios y en el sector destinado al protocolo, trabajos de adaptación que serán solventados con fondos de la casa rectora del fútbol argentino.

Con relación a la zona de protocolo, la modificación que deberá hacerse será similar a la que se dispuso cuando Los Pumas jugaron en el Gigante frente a Escocia.

El presidente canalla se mostró muy entusiasmado con esta posibilidad "porque es importante no sólo para Rosario sino para todo el interior de país".

También el presidente de las comisiones de las selecciones de la AFA Noray Nakis, quien se mostró muy optimista, le dijo a Ovación que "una vez que la Fifa de su conformidad habrá que aguardar a que realicen la inspección correspondiente del estadio para su habilitación inmediata".

Si bien Grondona, Usandizaga y el resto de los directivos de la AFA consultados no quisieron dar por confirmado que el partido entre Argentina y Brasil se jugará en el Gigante hasta tanto la Fifa no apruebe el estadio canalla como opción válida, aunque todos los caminos conducen a Arroyito.

Grondona fundamentó el pedido que elevó la AFA a la Fifa en que se había obviado el trámite de contar con un escenario alternativo para los partidos clasificatorios al Mundial. "Lo que se pidió es la cancha de Central porque en esos momentos era la que estaba en mejores condiciones de estructura, con todos los asientos para cumplir con las normas", indicó. Pero el legendario directivo dio el argumento más sólido cuando se refirió a la parte deportiva: "Los tres o cuatro puntos que necesitamos valen más que toda la plata del mundo".

De todas maneras, y a sabiendas de las presiones que ejercerán los diferentes intereses concentrados en Buenos Aires, Grondona aclaró que la sede fija seguirá siendo el estadio de River y el escenario opcional sólo se tendrá en cuenta en caso de que el Monumental no esté apto para jugar.

El pedido para jugar en Central surgió de los futbolistas Juan Sebastián Verón, Gabriel Heinze y Javier Mascherano, entre otros, después del partido con Ecuador en Quito, según afirmaron ayer varias fuentes. Para los jugadores, no sólo el estado malo del campo de River era el obstáculo: les gusta el Gigante de Arroyito porque el público está más cerca y eso hace sentir la presión a los contrarios y el aliento a los locales. Maradona hizo suyo el pedido de sus dirigidos y avanzó hacia Rosario.

La cuestión generó una fuerte reacción de las autoridades de River, que condenaron las declaraciones del astro y solicitaron precisiones respecto de su contratación por parte de la AFA, incluido el tema de los controles médicos que se le requieren a todo empleado.

En ese sentido, Grondona aclaró que no tiene la misión de indicarle a Maradona qué es lo que está bien o lo que está mal en materia de declaraciones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS