Ovación

Argentina venció a Brasil y conquistó el torneo Preolímpico por primera vez

La Generación Dorada continúa haciendo historia. Anoche derrotó a Brasil por 80 a 75 y de esta manera se subió por primera vez a lo más alto del podio en un Preolímpico, ya que si bien había conseguido varias clasificaciones, jamás con el título de este torneo.

Lunes 12 de Septiembre de 2011

La Generación Dorada continúa haciendo historia. Anoche derrotó a Brasil por 80 a 75 y de esta manera se subió por primera vez a lo más alto del podio en un Preolímpico, ya que si bien había conseguido varias clasificaciones, jamás con el título de este torneo.

En un partido tan cerrado como se preveía y donde se fajaron de lo lindo, los dirigidos por Julio Lamas no solamente se desquitaron de la derrota que sufrieron en la segunda fase del torneo ante el elenco brasileño sino que también se dieron el gusto de darles su mejor regalo a los hinchas antes de dejar Mar del Plata.

A lo largo del Preolímpico, Argentina había demostrado que más allá de que es un equipo que puede cometer errores, tiene un plus que lo distingue del resto, y es el sentimiento del grupo cada vez que le toca defender los colores albicelestes. Y anoche dieron otra demostración de que ese rasgo distintivo sigue vigente.

Si bien se nota el trabajo que está realizando Rubén Magnano en Brasil, ayer volvió a quedar en claro que a los verdeamarillos todavía les cuesta entender el significado de defender la camiseta nacional. Allí radicó la gran diferencia para que Argentina pudiera gritar campeón.

Así, La Generación Dorada se va de Mar del Plata con la felicidad de haber cumplido el objetivo de estar otra vez entre los mejores en unos Juegos Olímpicos y además vivir a pleno la fiesta que durante tanto tiempo se había preparado y que anoche tuvo su máximo esplendor cuando tras finalizar el partido, el estadio entero ovacionó a aquellos que desde hace más de diez años los hacen emocionar.

Al final la fiesta fue completa y sirvió para demostrar que sin dudas el básquetbol es el segundo deporte del país, reflejado en el apoyo de la gente (más allá del alto precio de las entradas) que se hizo presente en todas las jornadas, no sólo para alentar al conjunto albiceleste sino para ver en acción a varias figuras de la NBA y a otras de las principales ligas europeas que hicieron de este torneo uno de los mejores de todos los tiempos.

Así, tanto el equipo, cuerpo técnico y dirigentes dieron otro paso más y demostraron que, tanto dentro como fuera de la cancha, el básquet argentino está entre los mejores del mundo y es capaz de organizar campeonatos internacionales de gran nivel.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario