Mundial de Básquet

Argentina va por la gloria eterna en el Mundial de China

La selección argentina enfrenta a España desde las 9 en la gran final, en busca de su segundo título.

Domingo 15 de Septiembre de 2019

Para quedar en la historia o para hacerla más grande. Para marcar un quiebre y subirse a lo más alto del podio. Tal vez también para inmortalizar una serie de nombres cuando parecía inesperado un logro semejante en esta era posterior a la Generación Dorada. Argentina jugará hoy ante España por el título del Mundial de China. Nada más y nada menos. Y buscará el cierre dorado a otro torneo fantástico e inolvidable de la selección masculina. El encuentro se disputará en el Wukesong Sport Center de la capital Beijing, con capacidad para 19 mil personas y se verá en vivo desde las 9 por TyC Sports, DirecTV, Televisión Pública y DeporTV.

El equipo nacional asumirá así su tercera chance de alzar la Copa del Mundo. Lo consiguió en 1950, cuando organizó el primer Mundial, y quedó en el umbral de la gloria en Indianápolis 2002, cuando perdió con Yugoslavia (84-77) con la base del equipo que dos años más tarde coronó el oro olímpico en Atenas.

Aquella Generación Dorada, que tuvo a Emanuel Ginóbili como símbolo, sentó las bases de un virtuoso ciclo para el básquet argentino, que aún tiene vigencia pese al retiro de casi todos sus integrantes, a excepción de Luis Scola, el líder absoluto del seleccionado actual y único sobreviviente de aquella camada, siendo con 39 años el emblema y la figura.

El conjunto dirigido por el bahiense Sergio Hernández superó todas las expectativas en China. Consiguió sin problemas el primer objetivo, que era sellar la clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y se instaló en la final con un rendimiento superador entre partido y partido.

Insoportable al momento de defender, eficaz a la hora de atacar, concentrado en cada segundo del partido y comprometido con la causa colectiva. Allí radicaron las principales virtudes de Argentina, que obligó a dejar de hablar de "batacazos" o "hazañas" para hacerse realidad indiscutida. Un gran equipo se estaba gestando. Y se solidificó de manera contundente.

La campaña hasta la final lo muestra con claridad a partir de las victorias ante Corea del Sur (95-69), Nigeria (94-81), Rusia (69-61), Venezuela (87-67), Polonia (91-65), Serbia (97-87, cuartos de final) y Francia (80-66, en semifinales).

El último obstáculo hacia la gloria máxima será España, un seleccionado laureado y compuesto por jugadores de experiencia, que tiene una apreciable ventaja sobre Argentina en el historial del Mundial (ver aparte).

En su recorrido para llegar a la definición le ganó a Túnez por 101-62, a Puerto Rico por 73-63 y a Irán por 73-65, a Italia por 67-60, a Serbia por 81-65, a Polonia (90-78, en cuartos de final) y a Australia (95-88 en la semifinal).

El pivote Marc Gasol (34 años), campeón reciente en la NBA con Toronto Raptors, es el hombre más importante en la zona de la pintura y referente del plantel en el que también se destacan los perimetrales Rudy Fernández y Sergio Lull (compañeros de Facundo Campazzo y Gabriel Deck en Real Madrid), Ricky Rubio, jugador de Phoenix Suns, y el alero Juancho Hernangómez (Denver Nuggets), dentro de un equipo con la edad promedio de 30 años y 2 metros de altura, apenas cuatro centímetros más que el equipo argentino, que hoy no tiene representantes en la liga de EEUU, la más competitiva del mundo.

España también buscará su segundo título ecuménico después del alcanzado en Japón 2006 tras eliminar a la albiceleste en semifinales por un apretado 75-74. De aquella vez queda el recuerdo del tiro externo del santafesino Andrés Nocioni a tres segundos de la chicharra que, de haber entrado, cambiaba la historia. Pero hoy es otro asunto. Otro tiempo y otros jugadores. Y a esta altura ya nadie quiere conformarse.

Argentina-España, a las 9, por la gloria eterna en el Mundial de China.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS