Ovación

Argentina no pudo esta vez ante Brasil

El seleccionado argentino cayó ayer ante su par de Brasil por 85 a 65 y quedó eliminado en octavos de final en el Mundial España 2014.

Lunes 08 de Septiembre de 2014

El seleccionado argentino cayó ayer ante su par de Brasil por 85 a 65 y quedó eliminado en octavos de final en el Mundial España 2014.

El base Pablo Prigioni, de excelente primer tiempo (15 tantos), resultó la principal vía de ataque del elenco albiceleste, al conseguir 18 unidades.

El capitán Luis Scola, en tanto, estuvo lejos de redondear una de sus habituales producciones y apenas contribuyó con 9 tantos, 7 rebotes y 3 asistencias.

El base Raulzinho, con 21 tantos (19 en el segundo tiempo) se erigió en el máximo encestador del partido.

De movida, Lamas sorprendió al incluir en la formación titular al cordobés Leonardo Gutiérrez y dejar en el banco al venadense Walter Herrmann. La decisión no sólo buscó la eficacia del tiro exterior del ala pivote de Peñarol de Mar del Plata sino que Andrés Nocioni se desempeñe en su posición natural de alero.

El arranque exhibió lo que se preveía. Brasil apostando al juego interior, con una potente artillería bajo los tableros (Varejao-Splitter), mientras que Argentina movía con paciencia para generar espacios para los lanzamientos triples.

Con un triple de Gutiérrez, el equipo albiceleste se situó 8-4 arriba, cuando quedaban 6m. 30s. Pero un parcial 6-0 con buenas conversiones hacia el canasto adelantaron a los de Magnano por dos (10-8).

Argentina no se desesperó y con el tándem Prigioni-Campazzo movió los hilos con criterio, más allá de que el capitán Scola (0-3) estuvo negado para el aro.

Dos triples más de Prigioni (terminó con 9 puntos en el período) le dieron una renta apreciable al equipo argentino por 21-13, al cierre de los 10 minutos.

El cordobés Magnano respondió con las entradas de Guilherme (7) y Larry Taylor (4). Argentina pagó por cierta ineficacia, más allá de que Campazzo seguía mostrando su atrevimiento. Así, Brasil se acercó a tres (24-27), al promediar la etapa.

Los lungos brasileños empezaron a lastimar jugando al poste bajo y redujeron (27-29) hasta que Gutiérrez metió otro triple y la brecha se amplió (32-27).

Dos corridas (Leandrinho-García) acercaron otra vez al quinteto verdeamarelho, pese a que Prigioni seguía encendido (5-5 en lanzamientos). El capítulo concluyó 36-33 en favor de Argentina.

En la reanudación volvió el quinteto que más rodaje tuvo en esta Copa del Mundo (Campazzo-Prigioni-Herrmann-Nocioni-Scola) y las imprecisiones aparecieron.

Dentro de un contexto flojo, Splitter sacó provecho de su altura y le devolvió la ventaja a Brasil (37-36), a falta de 6m. 31s. Scola no metía ni los foules (desperdició cuatro en fila) y los de Magnano alargaron la diferencia (40-36).

Una conversión de Scola cortó una sequía de más de cuatro minutos (38-40) pero el equipo brasileño empezó a sentirse fuerte en los tableros para seguir dominando (44-39, a falta de 5m. 18s.).

Brasil se fue arriba por nueve (51-42) con un Splitter desequilibrante, pero una conversión de Herrmann devolvió la esperanza (47-51).

Un triple de Marquinhos, a falta de un minuto, entregó la máxima para los de Magnano (57-47). Dos libres del santafesino Herrmann redujeron la distancia (57-49).

El arranque del último segmento favoreció a Brasil que metió ráfaga 7-0 y asumió la máxima hasta ese momento (64-49), cuando se jugaban 2m. 35s.

Dos triples de Safar, un actor hasta allí inactivo, despertaron una pequeña luz (66-55). Pero Raulzinho (14) seguía encendido y la reacción esperada no se dio. Derrota y eliminación en Madrid.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario