Ovación

Argentina debutó con un empate ante Chile en el que repitió virtudes y defectos

El equipo de Scaloni estaba venciendo a los trasandinos en el debut de la Copa América con un golazo de Messi, pero la Roja igualó por intermedio de Vargas

Lunes 14 de Junio de 2021

Es cierto que el sistema clasificatorio de la Copa América es generoso ya que avanzan los primeros cuatro de cada grupo de cinco. Es verdad que la competencia es un buen banco de prueba y de ensamble para consolidar un funcionamiento y tratar de ganar el trofeo. Es indudable que todo debut requiere ajustes. Pero también es insoslayable que el seleccionado argentino no muestra equilibrio, pese a exhibir por largos espacios superioridad ante sus rivales. Y ante Chile reiteró virtudes y defectos. Pasó de la supremacía a una paridad, todo por mérito y error propios. Por eso el empate final de 1 a 1 se explica desde aquí.

Argentina jugó un primer tiempo bien pensado. Y bien jugado. Pero cuando parecía que iba a comenzar en el debut un viaje tranquilo en pos del anhelado título de la Copa América, otra vez asomaron los oscuros nubarrones en el complemento. Casi un calco de las últimas presentaciones del equipo de Lionel Scaloni. Que ataca con determinación pero defiende con repetición de errores. Por eso pasó sin escalas de una etapa inicial convincente a un complemento de zozobra. Una excursión de la certeza a la duda. De la decisión a la incertidumbre. Dos caras de un seleccionado que carece de equilibrio y regularidad.

Ese periplo que pretende dejar atrás las frustraciones de finales perdidas y poder observar a Lionel Messi levantar un trofeo también con la camiseta albiceleste requiere de un funcionamiento colectivo más estable.

Messi se llenó la boca de festejo luego de convertir de manera magistral un tiro libre en el primer tiempo, haciendo dormir la pelota en el ángulo superior del arco del chileno Bravo. Esa apertura que empezó a plasmar en el resultado la supremacía del juego. Porque Giovanni Lo Celso fue ese volante interno que generó, asistió y provocó situaciones de riesgo. Porque Nico González con Tagliafico coparon con sus recorridos el costado izquierdo, mientras que Montiel avanzaba por la derecha para construir opciones de juego externo. Al tiempo que Paredes y los zagueros articulaban la cobertura defensiva, y disimulaban rápidamente los desacoples en el fondo.

Esos que otra vez fueron decisivos en el arranque del complemento. Martínez Quarta salió muy lejos a marcar, desarticuló la última línea, Vidal entró para empalmar un remate franco tras un rebote y Tagliafico en su afán por marcar le comete penal. Arturo remata, la pelota choca con la mano del arquero Martínez y pega en el travesaño, y Vargas de arremetida cabeceó al gol. 1 a 1. Otra vez las incógnitas empujaban al conjunto de Scaloni.

El técnico apeló a cambios pero no cambió. Argentina arrancó muy bien y terminó en la medianía que mostró en las eliminatorias. Le falta continuidad en el juego. Extenderlo en el tiempo. Y compensar a un equipo que ataca bien, pero defiende mal cuando lo presionan. Mucho por mejorar todavía.

Embed

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario