Ovación

Argentina brilló y superó a Lituania por 102 a 79

El seleccionado argentino de básquet, en la búsqueda de reverdecer sus laureles, diseñó una actuación superlativa por la primera fecha de la competencia en los Juegos Olímpicos de Londres.

Lunes 30 de Julio de 2012

El seleccionado argentino de básquet, en la búsqueda de reverdecer sus laureles, diseñó una actuación superlativa y superó 102-79 a Lituania, por la primera fecha de la competencia en los Juegos Olímpicos de Londres.

El equipo de Julio Lamas arrancó concentrado, compenetrado, solidario y con la intención de maniatar al adversario para no sufrir contratiempos.

En ese contexto, el tándem Ginóbili-Prigioni asumió la conducción y propició muchas de las jugadas de pick and roll que causaron daño en el cesto contrario.

Así, Scola volvió a convertirse en pesadilla y anotó 10 tantos en un primer cuarto en el que Argentina siempre llevó la iniciativa, pese a que nunca pudo escaparse demasiado.

Al promediar el primer segmento, el quinteto albiceleste ganaba apenas por 2 tantos y esa diferencia se esfumó cuando los europeos pasaron al frente 17-16.

Pero Argentina aprovechó un rebote ofensivo que capturó Juan Gutiérrez y dos pérdidas consecutivas del rival para terminar ganando por la mínima: 24-23.

El segundo cuarto entregó una película similar y con la aparición de Carlos Delfino, quien metió cuatro triples en este parcial, se ofreció como descarga y rotó con inteligencia el balón para alargar la diferencia: 51-39.

El tercer período le permitió al equipo de Lamas consolidar un rendimiento colectivo cercano al ideal. Y Delfino, nuevamente, se erigió en el artífice, bien acompañado por Scola.

El santafesino metió 8 puntos (dos triples) para que la Argentina se disparase a 20 (63-43).

Pero los que vinieron desde el banco como Facundo Campazzo (reemplazó casi todo el período a Prigioni, aquejado por un golpe), Hernán Jasen o Leonardo Gutiérrez también aportaron soltura y atrevimiento para no resentir el funcionamiento. Entonces, el marcador con el que terminó el segmento (78-61) asomaba como lógico, por lo visto en la cancha.

En el final, el panorama no se modificó demasiado y esta Generación Dorada que quiere codearse con la gloria por tercer Juegos consecutivo se anotó un "triunfo de los grandes".

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario