Ovación

Argentina, al borde de una lógica derrota en la Fed Cup

Tal como se suponía. Porque se dio la lógica con la derrota parcial de 2-0 ante Estados Unidos en Pilar, Buenos Aires, por la primera ronda del Grupo Mundial II.

Domingo 08 de Febrero de 2015

La realidad indica que el equipo argentino de Copa Federación está a un paso de la Zona Americana. Tal como se suponía. Porque se dio la lógica con la derrota parcial de 2-0 ante Estados Unidos en Pilar, Buenos Aires, por la primera ronda del Grupo Mundial II. Como se esperaba, nada pudieron hacer Paula Ormaechea y María Irigoyen ante el poderío de las hermanas Serena y Venus Williams, que se juntaron para intentar devolver a su equipo al Grupo Mundial.

Ormaechea, 121º del ranking de la WTA, cayó ante Venus (11º) por 6/3 y 6/2, mientras que la tandilense Irigoyen (197º) jugó uno de los mejores partidos de su vida y claudicó ante Serena (1º) por 7/5 y 6/0.

La serie continuará hoy con el cruce entre Ormaechea y Serena, con la necesidad de que la santafecina produzca el gran batacazo y gane el partido. De lo contrario la eliminatoria quedará resuelta, más allá de lo que suceda a continuación en el compromiso entre Irigoyen y Venus. Y luego, en caso de ser necesario, se jugará el dobles.

El Pilará Tennis Club se vistió de gala para la ocasión y observó en primer turno una buena actuación de Ormaechea, quien sacó a relucir su buena derecha y movimientos interesantes sobre polvo de ladrillo y complicó a Venus durante un largo rato, algo muy meritorio.

Es que el partido dependió totalmente de la norteamericana, quien tardó unos 40 minutos en adaptarse y luego demostró por qué sigue vigente a los 34 años, y también sacó a relucir buena parte del repertorio que la llevó a ganar 46 torneos en el circuito, siete de ellos de Grand Slam.

Con la ventaja para Estados Unidos, el segundo punto adquirió mayor trascendencia sobre todo porque a esta altura el estadio estaba repleto y desbordado, se estima que por unas 400 personas más que las 2.500 permitidas.

Serena salió a jugar contrariada, con dudas y por eso estuvo siempre abajo ante la entusiasta Irigoyen hasta el noveno juego, que la tandilense ganó y dejó el marcador 5-4.

Serena se mostraba incómoda y la tandilense, con una zurda picante y buenos saques, más mucha movilidad de piernas, se daba un gusto grande y jugaba quizá el mejor partido de su carrera.

La menor de las hermanas Williams quebró por primera vez a Irigoyen (6-5) y desde allí decidió no vacilar más, lo que le permitió ganar ocho juegos seguidos y así llegó al resultado final que reflejó la distancia sideral que existe entre una y otra.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario