Ovación

Apuesta a ganador

Cuando a fines de noviembre de 2006, el hipódromo Independencia dejaba de pertenecer al Jockey Club, el turf rosarino se encontró ante a una encrucijada...

Domingo 13 de Enero de 2008

Cuando a fines de noviembre de 2006, el hipódromo Independencia dejaba de pertenecer al Jockey Club, el turf rosarino se encontró ante a una encrucijada y la incertidumbre de lo que podía acontecer.

  Por ese entonces, los gremios locales realizaron distintas gestiones en busca de conseguir mantener la actividad y encontraron eco en el intendente Miguel Lifschitz, quien decidió crear un ente que administrara el hipódromo, con el apoyo logístico de personalidades del quehacer hípico rosarino.

  Desde ese momento, comenzó a recorrerse un largo y camino y luego de un año de mandato, Marcelo Ferreyra, presidente de la Sociedad del Estado Municipal y Angel Barattucci (h), secretario de la comisión de carreras, brindaron un pormenorizado detalle de lo realizado hasta el momento y lo que tienen diagramado de cara al futuro.   

  Sobre el balance luego de transcurrido poco más de un año, Angel Barattucci (h) expresó: "Consideramos que es altamente positivo, la actividad estaba muy deteriorada en todos los aspectos".

  En lo que concierne a la cantidad de las carreras llevadas a cabo durante la temporada Marcelo Ferreyra dijo: "Siempre se trató de privilegiar la actividad y para ello y cuando se pudo agregamos una jornada más al calendario".   

  Teóricamente y por ordenanza se deberían realizar dos reuniones mensuales, sin embargo hicimos 26 (se agregó una en julio y la restante en diciembre) y en algunas de ellas las conformamos con 9 y hasta 10 lugar de las 8 habituales".

  Un tema para solucionar era el tattersall. Al ser consultado, Ferreyra indicó: "Conseguimos reordenar el sector, se hicieron mejoras, no hay que olvidar que durante 8 años eso fue tierra de nadie". "Una obra que considerábamos vital era el de las duchas para los caballos". "También nos encargamos de brindar más seguridad el lugar, que era motivo de quejas permanentes".

  Una materia pendiente era el acondicionamiento de las pistas, que motivaban constantes quejas por parte de los jockeys. En ese sentido, Barattucci (h) afirmó: "las tres pistas cambiaron totalmente, y como ejemplo destaco lo dicho por Jacinto Herrera, que viene de Buenos Aires a ejercitar los caballos del stud L. y R. y la notó muy distinta". "Se están haciendo trabajos de mantenimiento constantes, el hipódromo se ve más prolijo, sobre todo en la parte del tattersall, donde se consiguió, entre otras cosas, que haya 24 boxes de tránsito disponibles".

  Dentro de la extensa exposición los dirigentes mostraron optimismo a que la provincia destine fondos. Al respecto Ferreyra dijo: "Otro tema importante al que estamos abocados es el de conseguir que se modifique —mediante un decreto— la ley 5317, porque consideramos que no se corresponde con los tiempos que corren". "Buscamos algo parecido como hizo Felipe Solá en Buenos Aires y para eso, elevamos en forma indirecta —no personal— al actual titular de Lotería de Santa Fe, la normativa que tiene la provincia de Buenos Aires, con unas pequeñas adaptaciones, y si hay decisión política la podríamos lograr, y eso permitiría obtener un mayor porcentaje para así poder volcarlo a la actividad".

  Indagado sobre existen otros recursos potables para reactivar al turf local Ferreyra afirmó: "Hay dos opciones, con la salvedad de que una no excluye a la otra". "La primera sería que podamos conseguir un subsidio a través de lo producido por el juego como se realiza con las loterías de otras provincias y la otra sería complementarlo con las máquinas tragamonedas, pero no me corresponde tomar esa decisión, porque depende de otras esferas".

  Los dirigentes se refirieron al Isef y al respecto Ferreyra aseveró: Aparentemente hay intenciones del gobierno de ubicarlo en otro lugar, por lo tanto recuperaríamos ese sector".

  También hablaron sobre los espectáculos que se montaron en el óvalo local: "Fue una mala experiencia, si de nosotros dependiera, no lo repetiríamos más, las pistas quedaron en malas condiciones".

  Para finalizar, Barattucci aseveró: "Destacamos la actitud del intendente que decidió ponerle el pecho a la actividad, y la de todos los que se acercaron para apoyar". "Seguramente hay muchas cosas para mejorar, pero no se pueden hacer de un día para el otro, queremos que el hipódromo vuelva a ocupar el lugar que tuvo en su época de esplendor, y esa es la

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario