Ovación

Aprobar o no el balance,el quid de la cuestión

El oficialismo dice que no hacerlo sería problemático, pero la oposición sostiene lo contrario. Los socios, confundidos

Lunes 26 de Marzo de 2018

La asamblea es uno de los principales temas que está en el escenario leproso. Aprobar el balance o no es el quid de la cuestión. Y la incertidumbre sobre si pasará algo si no se aprueba o si no generaría ninguna consecuencia. El oficialismo insiste con que la no aprobación traería problemas importantes a la entidad, mientras que la oposición reafirma una y otra vez que nada sucedería. En el medio de esta puja dialéctica los socios —en su gran mayoría— deambulan entre la confusión sin saber a ciencia cierta qué hacer, porque en realidad todo parece ambiguo y con diferentes lecturas del reglamento para la concesión de licencias de clubes. Que en realidad no es demasiado claro, por algo despertó tanta confusión. A tal punto que ni siquiera desde la Justicia, desde donde controlan a Newell's, tienen bien en claro lo que sucedería ante un rechazo al balance el miércoles por la noche en el estadio.

Las autoridades de Newell's dieron a conocer un extenso comunicado sobre lo que podría ocurrir en caso de que no sea aprobado. Uno que el auditor Guillermo Azum ratificó su abstención de opinar con respecto al balance del ejercicio 2016-2017. En el mismo hay una referencia de que "la entrega debe ser formalizada en tiempo y forma según está reglamentado o, de otra forma, quedar sujeto a que no sea otorgada la licencia, o sea la imposibilidad de ser parte de la Superliga en el próximo torneo y el inmediato descenso de categoría". Precisamente esta frase en el reglamento es lo que generó estupor entre los hinchas y asociados. Muchas dudas y confusión, porque desde el otro lado del mostrador, la mayoría de los opositores insisten en que "no habrá consecuencias".

En todo esto muchas veces hay que ver "la letra chica". Otros insisten en que una pérdida de categoría para un club por no tener el balance aprobado sería "demasiado drástico" y quién se animaría a tomar tamaña determinación, sea con la institución que sea. Los grupos antagónicos también sostienen que de no aprobarse "hay tiempo hasta octubre para confeccionar uno nuevo".

En el medio de todo esto que se generó por una asamblea, que debió llevarse a cabo en octubre del año pasado y fue declarada nula por los lamentables incidentes que se produjeron, hay una cuestión política. Una lucha intestina para demostrar quién tiene poder. La dirigencia leprosa viene golpeada desde hace tiempo por ciertas decisiones y, sobre todo, por los magros resultados deportivos, y un revés el miércoles le restaría aún más poder. Por el contrario, la oposición saldría airosa.

Igualmente, en los últimos días hubo acercamientos de algunos opositores con el oficialismo. Y llamados de ciertas personalidades con directivos de alto peso entre la dirigencia. Por supuesto, nadie se animará a reconocerlo, pero los contactos existieron. Tampoco está mal que eso suceda si en definitiva lo que se busca es el bien para Newell's.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario