Ovación

Aprender a jugar sin la guía de Leo

Martino buscará que la selección encuentre ante Ecuador los atajos alternativos para vencer a la Messidependencia.

Miércoles 07 de Octubre de 2015

No hay variante ni individualidad sobre la tierra que puedan reemplazar a un jugador de otra galaxia como Lionel Messi. Si no lo puede disimular Barcelona que hace rato que es un portento colectivo, menos lo hará la selección nacional en el inicio de las eliminatorias sudamericanas hacia el Mundial 2018. Pero esto de ninguna manera quiere decir que Argentina no sacará adelante el partido de mañana a las 21 contra Ecuador en el Monumental. De hecho parece altamente improbable que eso ocurra. Sólo un trasnochado podría imaginar que el equipo de Martino se complicará la vida contra un rival infinitamente inferior y que cuando pisa el Monumental suele asumirse dócilmente menor.
Esa dirección justamente invita a aplaudir de parado que Argentina experimente la sensación de jugar sin la guía contra Ecuador, con todo el respeto que merece el grupo de entusiastas que dirige el argentino Gustavo Quinteros. Siempre es mejor aprender a convivir con semejante ausencia contra un equipo de vuelo bajito que hacerlo contra uno que se dedicará gran parte del tiempo a hundir el bisturí en la herida.
Por eso, dentro de lo traumático que es la situación, Martino no tiene más que agradecer esta oportunidad que se le presenta para ensayar en la búsqueda de vencer la Messidependencia. El Tata deberá tocar algunos resortes colectivos que con Leo en la cancha es imposible activar. Es que cualquier equipo del mundo juega a remolque de él. Cada ataque en Barcelona o Argentina siempre empieza y termina en los pies del rosarino. De ahí que la única que le queda al técnico de la selección es intentar llenar el hueco con algún movimiento posicional, pero no con un enroque de figuritas. La idea que le da vueltas por la cabeza al Tata es recostar a Di María por el sector derecho para que se disfrace de wing y encare hacia adentro. La apuesta es que las zancadas de galgo que tiene Angelito perforen a una defensa ecuatoriana que seguramente vivirá cerca del Lungo Domínguez. Pero claro, se descuenta que el equipo se verá obligado a tomar atajos alternativos para que todo no recaiga sólo en el jugador de París Saint-Germain. Justamente lo que se quiere evitar es que Di María sea la locomotora a la que se enganche el resto del equipo. Martino pretende un funcionamiento más integral, con piezas funcionales al sistema y no que una individualidad resuelva todo. Es que no estará Messi y él es el único que puede ganar o perder un partido por sí solo, como la crítica se encargó de despellejarlo luego de las finales perdidas contra Alemania en el Mundial y Chile en la Copa América. En la planilla seguramente figurará que el que ingresará por Messi será Angel Correa o Ezequiel Lavezzi (en ese orden), pero eso importa poco porque el que está llamado a vestirse de Leo es su amigo Di María.
Flor de desafío tiene Martino contra Ecuador. Que el equipo no extrañe a Messi. Parece imposible. Igual vale la pena intentarlo.

Quinteros respira algo aliviado

Gustavo Quinteros no lo quiere decir con todas las letras, pero interiormente siente cierto alivio porque enfrentará a Argentina sin Lionel Messi. No obstante, el entrenador de Ecuador también reconoce que a la selección argentina se le caen por todos lados las virtudes a la hora de definirla como uno de los equipos más poderosos del mundo: “Argentina pierde las virtudes que le ofrece Messi, pero de ninguna manera pierde el circuito asociado”. Y para reafirmar la teoría agregó: “Argentina no hubiese llegado a la final del Mundial ni de la Copa América sin Messi”.
Quinteros concedió una entrevista al diario La Nación y dejó más conceptos para desgranar:  “Sé que no voy a necesitar un especialista en el uno contra uno, que esté siempre bien ubicado esperándolo y que sea rápido para marcarlo”, agregó, entregando otra clara señal de que la falta de Messi le resolvió varios problemas.
A Quinteros, quien surgió en Central Córdoba, no le tembló la lengua para reafirmar que si Ecuador quiere llevarse un buen resultado del Monumental “tiene que jugar en un ciento por ciento de sus posibilidades”.
“Hay que jugar con extrema disciplina táctica y sin cometer errores, porque juegue Messi o no, Argentina es un equipo con grandes jugadores. La clave será que ellos no tengan espacios”, finalizó.

Brasil y Colombia, tampoco. Los medios catalanes afirman que Messi ya le comunicó a Martino que no estará en los partidos contra Brasil en Buenos Aires y Colombia en Barranquilla, en noviembre, por la 3ª y 4ª fecha de las eliminatorias.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS