Ovación

Antes, en Newell's

El golazo maradoniano/messiánico de Scocco frente a Olimpo tuvo un antecedente en la Lepra

Lunes 05 de Febrero de 2018

Hay varios medios de comunicación de Buenos Aires que recién ahora están descubriendo la capacidad goleadora y la calidad técnica de Ignacio Scocco. Como si Nacho hubiese venido de otro planeta y directamente se fue a River, sin escalas. Para ellos, todo lo que hizo antes, no está en los libros de registros futbolísticos.

Justamente, en ese sesgado registro porteño, no figura un golazo que se asemeja bastante al que Scocco le convirtió el sábado a Olimpo. El 4 de abril del 2013, en una emocionante noche de Copa Libertadores, Newell's derrotaba 3 a 1 a Deportivo Lara de Venezuela y dejaba casi abrochado el pase a los octavos de final. Pero lo destacado de ese inolvidable equipo del Tata Martino fue el gol de potrero de Nacho Scocco, que además marcó otro esa noche. El nacido en Hughes tomó la redonda, arrancó un contraataque en el círculo central de la cancha, gambeteó y desparramó a tres defensores venezolanos, se fue mano a mano con el arquero, y definió con maestría, abajo, rasante, junto al palo derecho. Un gol para encuadrar.

Este dato no desmerece para nada lo que consiguió ante Olimpo, pero sienta un precedente. No fue la primera y única genialidad de Nacho.

"Controlé, giré, cuando paso al primero veo que se me van abriendo los espacios. Obviamente, con el movimiento de mis compañeros, voy quedando solo. Cuando enfrenté al arquero, vi que tenía espacio para pasarlo y lo hice". Eso es lo que dijo Scocco en referencia al gol de potrero ante Olimpo. Muy similar al convertido a Deportivo Lara, diferente sólo en la definición. Ya está confirmado que la artística obra de Nacho quedó preseleccionada para el Premio Puskas que la Fifa le otorga al autor del mejor gol del año. Si la jugada fue tan similar a la de aquella noche ante Deportivo Lara, ¿por qué ahora lo nominan y antes no? La respuesta se puede encontrar en el primer párrafo: porque ahora juega en River. Parece que jugar en un club de Rosario, sea cual sea, no es tan importante para la mirada ajena.

Todo River ahora disfruta la genialidad de Scocco, pero deben saber que Nacho tiene un pasado. No debutó la fecha pasada. No convirtió su primer gol. Scocco ya era Scocco antes de ir a River.

Leandro Garbossa

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario