Superliga

Ante Temperley, el canalla se la juega para dejar de ser gasolero

Central necesita un triunfo y recomponer su imagen ante Temperley.

Lunes 18 de Septiembre de 2017

La expectativa en la previa es grande. La necesidad por obtener un triunfo es casi enorme. Central arrancó la Superliga en cámara lenta. Dos jugados, dos empates. Poco y nada para un equipo que aspira a ser protagonista. Por eso la cita de esta noche ante Temperley es de suma importancia para las ilusiones a futuro. El rival viene a los tumbos. Pero eso no significa que el equipo auriazul tenga en sus manos un cheque al portador. Las dos derrotas en serie y la incómoda posición en la tabla del descenso obligan al Gasolero a ponerse de pie cuanto antes. Habrá que ver si Central lo deja o aprovecha para dejarlo en la lona. Sobre todo porque en Arroyito no están como para seguir dejando escapar porotos. Necesita ganar para reacomodarse y encarar lo que vendrá con otra expectativa.
Central llega al partido golpeado desde lo emocional por la reciente baja de Washington Camacho. Montero tenía en mente otro plan. Pero lo alteró la lesión del volante, que estará de base un mes y medio fuera de los escenarios.
La pretemporada se fue cimentado con objetivos colectivos de primer nivel. Se apuntó a pelear la flamante Superliga de entrada. Aunque se puede afirmar que todavía no arrancó. Al menos así lo certifican los empates ante Colón (1 a 1) y San Lorenzo (0 a 0).
Por eso es que en Arroyito tienen más que en claro que esta noche deberán aferrarse a la victoria para no perder más vagones en el tren de la esperanza. La empresa no pinta sencilla porque el canalla tiene sus propias barreras, independientemente del pobrísimo andar que viene mostrando Temperley.
La falta de un patrón de juego es uno de los principales problemas a resolver que tienen los auriazules. No en vano el entrenador uruguayo se ocupó en la semana de darle imagen al nuevo formato táctico que piensa plasmar hoy en suelo celeste (ver página 4).
Luego será momento de que los intérpretes seleccionados para este desafío puedan configurar las pautas establecidas por el técnico. Porque hay decretos de necesidad y urgencia en el horizonte auriazul, que hoy en día transita en el pelotón de los del montón.
La mira apunta a tonificar el espíritu ganador y levantar la moral colectiva, que por más que traten de disimularla en las declaraciones públicas, la realidad indica que no está tan alta como la pintan todos puertas afuera. Porque ni al cuerpo técnico ni al plantel les resulta grato verse dónde están hoy en día.
Es por eso que Central irá contra el celeste por tres puntos fundamentales en su lucha por reacomodarse en esta Superliga. Máxime teniendo en cuenta que aún no ganó. A eso hay que sumarle que el próximo domingo será anfitrión de Banfield para jugar después a mediados de semana contra Boca, por los octavos de final de la Copa Argentina, que es el serio objetivo a corto plazo que tienen los de Arroyito. Y como dato extra hay que resaltar que a los escasos días visitará a San Martín en San Juan.
Cae de maduro que en la previa hay marcada expectativa puesta en este encuentro. También mucha ilusión en el pueblo centralista. Un cóctel ideal para una noche en la que el canalla buscará salir de gasolero justo en el mismo escenario donde cosechó su último triunfo fuera de la ciudad.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario