Ovación

All Blacks, el estigma de Los Pumas

Argentina tiene un verdadero karma con los hombres de negro. El mejor resultado que consiguió fue un empate en noviembre de 1985. Paternidad manifiesta por donde se la mire.

Miércoles 15 de Julio de 2015

Paternidad manifiesta por donde se la mire. Nueva Zelanda es, sin lugar a dudas, el estigma de Los Pumas y el historial así lo demuestra. En algún momento de su historia, Argentina venció a países como Inglaterra, Francia, Escocia, Irlanda e incluso a Wallabies y Springboks, pero con los All Blacks los números siguen siendo rojos. La supremacía es de los hombres de negro, mientras que Argentina sólo pudo arañar un empate en 1985.

   Los choques siempre dejaron un saldo positivo para los de negro con 23 triunfos y un empate. Dicha paridad se dio el 2 de noviembre de 1985, en cancha de Ferro Carril Oeste. En esa ocasión Los Pumas estuvieron a punto de ganar, de no ser porque al octavo, el “Flaco” Ernesto Ure se le cayó una pelota de las manos a centímetros del ingoal. Fue cuando un scrum Puma avanzaba con destino de try y un error de manejo truncó el sueño albiceleste. Más allá de esto, el partido entró en la galería de las grandes hazañas ya que los entonces dirigidos por Pochola Silva y Guastella empataron 21-21 (Porta anotó 4 penales y 3 drops) y no permitieron que los neocelandeses sumen la serie, ya que en el partido de ida los hombres de negro se habían impuesto 33-20. Ese día Argentina formó con Minguens (después ingresó Madero); Juan Lanza, Cuesta Silva, Turnes y Pedro Lanza; Porta (capitán) y Holmgreen; Ure, Petersen y Jorge Allen; Gustavo Milano y Branca; Morel, Cash y Cubelli. Salvo este encuentro, Argentina nunca pudo salir airosa.

   El primer test match del historial se jugó el 30 de octubre de 1976, también en Caballito y el triunfo fue para la visita por 21-9. El equipo argentino, conducido por Villegas y Perasso, los tantos fueron producto de dos penales de Beccar Varela y un drop de Porta.

   Los Pumas jugaron su primer partido de visitante en Dunedín tres años después, el 8 de septiembre de 1979, oportunidad en la que Nueva Zelanda se impuso 18-9. Todos los puntos del conjunto dirigido por Lucho Gradín fueron de Porta, quien sumó un penal y dos drops.

   Argentinos y neocelandeses también se enfrentaron en la primera edición de la Copa Willliam Webb Ellis, el 1 de junio de 1987. Esa tarde, en Wellington, los maoríes mostraron su contundencia y se impusieron por un categórico 46-15. En el mismo escenario, tiempo después, el 29 de julio de 1989, Los Pumas vuelven a perder categóricamente por 49-12. Michingo O’Reilly fue el entrenador de ese equipo y Daniel Baetti el capitán del equipo.

   El 21 de junio de 1997, Los Pumas recibieron el golpe más duro de su historia, un mazazo difícil de olvidar. El equipo que conducían José Luis Imhoff y al neocelandés Graham Henry recibió un impacto tan contundente que marcó un antes y un después en la preparación física del equipo argentino. Arbizu y Sporleder encabezaron la lista de reclamos para mejorar la producción argentina, que tan solo sumó 8 puntos, con un penal de Quesada y un try de Tomas Solari. En la anécdota quedará que el capitán de los All Blacks, Sean Fitzpatrick, le pidió al árbitro terminar el partido dos minutos antes del tiempo reglamentario.

   El 1º de diciembre de 2001, Los Pumas tuvieron una noche que pudo ser Monumental. En el estadio de River Plate, Los Pumas, conducidos por Loffreda y Baetti, tuvieron a punto de ganar el partido y lo hubieran hecho de no ser porque dejaron una pelota adentro, que fue bien aprovechada por los All Blacks que dieron vuelta el resultado y se llevaron la victoria en tiempo cumplido.

   La segunda vez que Pumas y All Blacks se cruzaron en una Copa del Mundo fue el 9 de octubre de 2011, en la cita ecuménica que se llevó a cabo precisamente en Nueva Zelanda. Ese día, el equipo dirigido por Phelan jugó un partido enorme desde la entrega de sus hombres. Fue superado por una escuadra que días después se consagraría como la mejor del mundo. Formaron parte de ese equipo los rosarinos Manuel Carizza, Leonardo Senatore y Nicolás Vergallo.

   El primer choque por el Rugby Championship fue el 8 de septiembre de 2012, en el estadio de Westpac, en Wellington, escenario donde los hombres de negro se impusieron por 21-5. La revancha, jugada en La Plata veinte días después, fue una clase de rugby que otorgaron los All Blacks, que se impusieron categóricamente por 54-15. En los sucesivos enfrentamientos, todos fueron triunfos de los de negro, que no dejaron que la historia cambiara, ni siquiera por un partido.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario