Clásico rosarino

Ahora sí el Patón logró lo que le faltaba para la estatua

Ahora sí, Edgardo Bauza puede irse cuando quiera de Central. Y con la conciencia tranquila.

Viernes 02 de Noviembre de 2018

Ahora sí, Edgardo Bauza puede irse cuando quiera de Central. Y con la conciencia tranquila. Ya no tiene más deuda con el club que lo inmortalizó como el mejor defensor que haya regado de transpiración el Gigante.

Si había un renglón vacío en su currículum de entrenador canalla era que nunca le había podido ganar a Newell's. Ayer levantó ese pagaré y firmó un cheque en blanco de por vida. Ya merece su estatua. Porque cada vez que el hincha de Central se jacte de esta clasificación a las semifinales de la Copa Argentina lograda en las narices de Newell's, se acordará del Patón.

Poco importa si el equipo juega bien o el andar en la Superliga no despierta ilusiones más allá de formatear una digna campaña. Bauza se ganó la posteridad. Logró lo que le faltaba para meterse en el corazón del hincha de Central. Ya puede apoyar la cabeza en la almohada y dormir como un bebé.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});