Ovación

Acuña y Abreu, una dupla goleadora que dio que hablar en Central

Fueron los grandes artífices del triunfo ante All Boys. Sobresalieron las jugadas de los goles, pero hubo otras tantas acciones en las que fueron los actores principales.

Lunes 24 de Marzo de 2014

Cada partido deja tela para cortar. A veces con más cosas negativas que de las otras y también a la inversa. La puesta en escena de Rosario Central en el triunfo del sábado ante All Boys puso sobre el tapete el accionar de Sebastián Abreu y Walter Acuña. Nada menos que quienes conformaron la dupla de ataque. Los dos convirtieron. Ambos terminaron, en la consideración de la mayoría, como los puntos salientes de un equipo que se reencontró con la victoria en un momento delicado del torneo, en medio de una seguidilla importante de partidos sin poder sumar de a tres. Sobresalieron las jugadas de los goles, pero hubo otras tantas acciones en las que fueron los actores principales.

"De Cachete teníamos que aprovechar su velocidad y su explosión y de mi parte el pivotear de la mejor manera para poder juntar a los dos centrales y encontrar los espacios". Con esas palabras Abreu le puso su cuota de análisis a lo que se pensó en la previa y lo que se expuso en el campo de juego.

El pibe Acuña, su fiel la- dero en la noche del sá- bado, expuso lo suyo. Con un mayor grado de timidez, como midiendo sus palabras a la hora de hacer referencia a un jugador de tanta trayectoria como el Loco. Igualmente tomó lo sucedido como una consecuencia lógica de lo que se había planificado durante la semana. "Trabajamos siempre juntos, en cada práctica, en los días previos y creo que en el partido quedó claro que nos pudimos entender bien", tiró Cachete.

En el medio se dieron unas cuantas situaciones que por ahí pasaron desapercibidas para quienes no estuvieron en la cancha. Y tuvieron que ver con las charlas que ambos delanteros tuvieron cara a cara. Por supuesto, todas ellas fueron por iniciativa del uruguayo. Sucedió en esos cuatro o cinco minutos que pasaron desde que Abal cobró el penal a favor de Central hasta la ejecución. Y otras tantas veces más. Siempre con una gesticulación importante por parte del Loco y la atenta mirada del juvenil.

"Fue así, pero siempre lo hace. Yo soy muy chico y él tiene una trayectoria importante dentro del fútbol", comentó Acuña sobre lo sucedido. Y no sorprende. Es que hasta en los entrenamientos Abreu es de aconsejarlo mucho. "Por suerte pudimos convertir los dos", agregó el jugador proveniente de las inferiores auriazules.

Pocas dudas pueden establecerse sobre el hecho de que Sebastián Abreu y Walter Acuña fueron los jugadores con mayor desequilibrio en el equipo canalla en la victoria sobre All Boys. En ese sentido hubo una coincidencia casi total. Pero ellos decidieron que los elogios se direccionaran más a lo grupal que a cuestiones estrictamente individuales. “¿Los dos goles fueron 50 y 50 con Acuña?”, fue la consulta hacia el uruguayo, quien prefirió ponderar la labor del grupo. “Creo que el equipo interpretó rápido en el partido la forma en la que tenía que jugar. Teníamos muy claro cuál era el estilo para aprovechar las características de cada uno. Lo hicimos muy bien tanto en la jugada del penal como en el segundo gol, cuando pude anticiparme con la pierna izquierda”.

Las realidades de uno y otro venían con cierto grado de disparidad. Cachete Acuña con cuatro encuentros (Colón, San Lorenzo, Tigre y Arsenal) jugando de titular. El Loco Abreu tratando de aprovechar su primera chance desde el minuto inicial. La conjunción fue de lo mejor. Sin que los escasos minutos que compartieron en cancha en lo que va del torneo quedaran al descubierto.
Miguel Angel Russo en esto seguramente haya tenido algo que ver. Sobre todo por la forma en la que se movieron.

Porque Cachete nunca fue un extremo por alguna de las bandas, tratando de desbordar para meter el centro a la cabeza del uruguayo. Todo lo contrario. Gravitó siempre en las adyacencias donde el Loco se debatía contra los centrales del equipo albo.

¿Con qué intención? Tratando de picar al vacío con cada peinada que oficiaban también de asistencias después de cada pelotazo frontal “tratando de romper líneas”, según explicó el propio Abreu, para quien Acuña fue uno de los que “mejor me supo aprovechar y explotar al máximo mis virtudes”.

“All Boys metió a tres 5 en el medio y nosotros utilizamos muy bien el sistema de no tirar el pelotazo, sino el de romper líneas y a partir de ahí generar el achique para en la segunda pelota poder pivotear hacia adelante o peinar para la entrada de algún compañero”, aportó el Loco.

La lesión de Carlos Luna puso a Russo en la obligación de cambiar. El apuntado fue Abreu. Y su actuación no sólo estuvo a la altura de las circunstancias, sino que en Acuña encontró un ladero ideal. Entre ellos armaron una dupla que dio que hablar.

“No me conformo con lo que estoy haciendo”

“Soy muy joven todavía y tengo mucho para darle al club. No me conformo con lo que estoy haciendo”, tiró Walter Acuña sobre lo que le dejó su actuación, aunque desde lo grupal también dijo lo suyo. “Lo que más me gustó es que el equipo siempre fue al frente y que en todo momento intentó jugar. Lógicamente después del gol se abrieron los espacios y todo se hizo más fácil”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario