Ovación

Acosta: "Sé que la selección nacional es un privilegio"

Nicolás Acosta volvió al país tras su paso por la liga belga y se sumó al equipo albiceleste.

Domingo 20 de Mayo de 2018

Cuando, allá por agosto de 2017, Nicolás Acosta decidía dar su primer paso hacia el hockey europeo lo hacía con una premisa que no pregonaba pero sentía bien arraigada adentro, la de volver a vestir los colores de la selección nacional. El Tero, volante y delantero, a los 20 años se marchaba a Bélgica para jugar en el Royal Victory, club de la A1 (segunda división de la Liga de Honor) con la idea de crecer lo máximo posible deportivamente para tener, algún día, una oportunidad en Los Leones. Es que, un año antes le tomó el gusto a ponerse la camiseta albiceleste tras un proceso largo de juveniles que terminó en el Mundial Sub 21 de India 2016. En el medio de esa búsqueda, Nicolás debió resignar algunas cosas para tener otras: por ejemplo dejar de jugar con el seleccionado de Litoral. Las fechas de los Campeonatos Argentinos de 2016 y 2017 (que incluyó título) prácticamente estuvieron encima de sus compromisos europeos y por eso los vivió desde afuera. Este año aparecía un horizonte diferente, el de poder jugar ese ansiado Argentino tras finalizar el contrato en el Royal Victory y utilizarlo como "vidriera". Con un poco de suerte, con el torneo jugándose en Buenos Aires (terminó el domingo pasado), algún entrenador podría verlo. Y después continuaría en el club, Jockey. Pero los tiempos y las expectativas se adelantaron. Y a principios de abril, cuando apareció la lista de 40 nombres del entrenador de Los Leones, Germán Orozco (desde unos días antes en el cargo), y se leyó ahí, no lo pudo creer. Recientemente llegado del Viejo Continente y ya sumado a los entrenamientos del equipo argentino que competirá en los Juegos Odesur de Cochabamba, Bolivia, desde el 26 de mayo, el Tero dijo: "Uno no se imagina algunas cosas tan claras, van pasando de a poco y sin tantas expectativas. Quiero ser realista, voy a jugar mi primer torneo mayor en la selección nacional pero sé que no voy a decir ya que también quiero ir al Mundial de India (...) Voy a disfrutar esto al 100% porque ponerse la camiseta argentina es algo único, sé que es un privilegio y lo haré con la misma predisposición en los entrenamientos, siempre disfrutando".

¿Qué te aportaron los últimos meses jugando en Bélgica?

Aprendí mucho hockística y humanamente, desde el detalle de tener que cocinarte solo, vivir solo, arreglar tus problemas solo. No me voy a olvidar de la familia que antes de volver me dijo: "Llegaste acá siendo un niño y te vas siendo un hombre". El primer día que ellos me vieron jugar yo era el entrenador de sus hijos, tímido, hablaba otro idioma y un inglés básico, no tenía ni idea de cómo desenvolverme en ese mundo. Sería algo así como: "Viniste con la cabeza así y te vas con el pecho grande, no es que te agrandaste, sos la misma persona pero maduraste".

Cuando te fuiste dijiste que cada paso que dabas en el hockey era para alimentar tus sueños de selección. Ya habías probado lo que era vestir la camiseta del junior, no sabías cuándo te iba a volver a pasar, ¿el llamado de Germán Orozco te agarró en la mitad de ese camino?

Bueno... Esa sorpresa... Para mí fue una sorpresa, la mejor noticia que me podrían haber dado. No me lo esperaba, sinceramente. Sabía que había cambiado el entrenador de Los Leones (se fue Carlos Retegui, nombraron a Orozco) y si bien uno sueña, también es realista. Yo decía "estoy en Europa, tal vez esta no es mi lista, será la que viene". Y no. Fue esta. Que me llamen ahora fue espectacular.

¿Cómo se transita ese camino, dudás de si te están mirando?

Sí, claro. Pero también hay mucha gente que te conoce, por ejemplo, los entrenadores pueden hablar con entrenadores de allá, sinceramente está lleno de argentinos. O en la misma Liga de Honor que están varios de Los Leones. Creo que tienen comunicación. Pero estando en la segunda liga no estaba tan seguro, los mismos chicos del equipo me preguntaban cómo había sido que me habían llamado, si me habían ido a ver. Pienso que es más del proceso que viene del junior. Estás como en un sistema y viene un nuevo entrenador y revuelve los papeles, ¿no?

¿Estabas atento a que varios de los chicos con los que compartiste el junior ya iban llegando a Los Leones? ¿Cómo juega eso?

Siempre seguimos en contacto con los chicos y cada vez que se sumaba alguno eran felicitaciones y buena onda. Sinceramente, cuando estás en un junior es con esos 20 que soñás jugar en Los Leones, volver a encontrarte con ellos en un mayor. Encima justo cuando nosotros vamos a ese Mundial Sub 21, Los Leones acababan de ser campeones olímpicos. Nosotros queremos hacer lo mismo, quizás dentro de 10 años, quién te dice que no podamos repetir. O jugar todos juntos. Por eso que cada vez que uno lo logra es "bien, seguí, metele ahora", como unos mosqueteros.

Apareciste en la lista de Leones pero nunca te habías hablado con Orozco. Te lo cruzaste en el Argentino en Buenos Aires, ¿qué tal ese encuentro?

Me pareció un tipo espectacular, ¿viste esa primera impresión que te dicen que es la más importante? Diez puntos, buena onda, relajado. Después también hablé con uno de los chicos que está ahora en el proceso, Lautaro Córdoba, de Mendoza, no podemos creer la cercanía. Casi siempre te hacen sentir la diferencia entre entrenador y jugador, pero Germán (Orozco) vino y superbien. Creo que tiene en claro lo que quiere. Dijo que está bien, que éramos un grupo de 40, dio las explicaciones de por qué (que hay dos torneos simultáneos, amistosos con Malasia previos al Champions Trophy y Juegos Odesur. El Mundial es a fin de año), pero también quiere afianzar mucho la comunicación del equipo, quiere que todos seamos parte. Y me dijo algo que me gustó mucho y fue que está bueno lo que me está pasando a mí porque puedo aprender de jugadores de mucha experiencia, como Matías Paredes por ejemplo. Llegar y entrenar con ellos es un lujo. Maty es el primero en llegar y el último en irse, está todo el tiempo aprendiendo y eso es un ejemplo. Poder entrenar con él y no que te lo cuenten, ahora con 21 años, es genial. Del juego no hablamos nada, supongo que lo haremos con el correr de los entrenamientos, simplemente me preguntó por mi posición y le dije que me adapto tanto como volante como delantero, pero que en la selección era delantero.

¿Querías jugar el Argentino para utilizarlo como vidriera y te llegó todo junto?

No lo podía creer. También viajamos a Córdoba con los chicos (hoy con Jockey). Quiero volver a jugar con mi club y con mis amigos, es lo más lindo que hay. Entrenar con ellos, jugar, la charla, el tercer tiempo. No me quiero perder nada. Va a ser duro pero es lo que me gusta.

¿Qué tal fue volver a jugar un Argentino con el equipo que llegaba campeón, más allá de que finalmente terminó 4º?

Una alegría enorme, me puse muy contento de saber que iba a poder llegar esta vez, siempre representar a Rosario es lo que más me gusta, es tu primer seleccionado, donde uno empieza a mostrarse un poquito. El momento del Argentino me parece el más lindo del año. Es hermoso. Además nunca me había pasado de llegar siendo campeón (los chicos consiguieron el título en Salta 2017 por primera vez en la historia) y ese peso está buenísimo, salir a la cancha en esa condición. Porque todos se esfuerzan para bajarte. Fue un placer jugar con ellos.

¿Cómo imaginaste el retorno a los entrenamientos con Argentina y cómo fue finalmente? ¿Qué sentís al saber que pronto vas a ponerte la camiseta albiceleste de nuevo pero esta vez en el mayor?

Es que uno no se imagina algunas cosas tan claras, van pasando de a poco y sin tantas expectativas, por así decirlo. Quiero ser realista, voy a jugar mi primer torneo en mayor en la selección nacional y sé que no voy a decir ya que también quiero ir al Mundial de India. No, voy más tranquilo porque también entiendo por qué es la lista de 40, el torneo... Lo voy a disfrutar al 100% porque ponerse la camiseta argentina es algo único, sé que es un privilegio y lo haré con la misma predisposición en los entrenamientos, siempre disfrutando. Volver a entrenar fue hermoso, muy bueno, la verdad es que amé volver, el ritmo y cómo se entrena ahí, que es lo que me gusta.

¿Te diste cuenta de que cada vez que te toca estar en la selección sos el único rosarino?

(Risas) Es verdad, pero creo que dentro de poco Manuel (Brunet, oro olímpico y emblema del seleccionado, hoy afuera) se va a sumar. No es que sé, pero siento que se va a sumar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario