Central

"Acá se vive y respira diferente el fútbol"

Leonardo Gil llegó hace poco, pero interpretó rápido lo que representa el mundo Central.

Martes 15 de Agosto de 2017

Voz pausada pero firme. Se toma su tiempo para responder con claridad. También con contundencia. Leonardo Gil llegó hace poco al pago de Arroyito. No obstante, le bastaron dos amistosos para ratificar sus cualidades técnicas. También para darse cuenta lo que es el mundo Central. "Acá se vive y respira diferente el fútbol", afirmó desde el vamos el temperamental volante en una charla distendida con Ovación. A la vez argumentó que "el plantel me insertó de manera extraordinaria. Me hizo soltar, estar contento. Fue importante porque soy medio tímido. Los muchachos me hicieron sentir importante y bien". El Colo aspira además a ponerse bien a tono en pos de dar lo máximo "para estar a la altura de lo que la gente espera de uno".

¿Cómo te vas adaptando al mundo Central?

Muy bien, por suerte. Estoy muy contento de haberme sumado a un club tan importante como Central. Lo único que deseo y busco en el día a día es aportar mi grano de arena. Quiero hacer las cosas bien en esta institución porque sé que di un paso muy importante en mi carrera. Por suerte, hasta ahora me voy sintiendo cada vez mejor, sea en el club como en la ciudad.

¿Y qué notás puntualmente del club con respecto a las otras instituciones donde estuviste?

Que acá se vive y respira diferente el fútbol. Al haber dos clubes, la gente se hace muy fanática y por eso sienten este deporte así. Está bueno esto que manifiestan los hinchas en la calle, por lo cual uno debe disfrutarlo.

¿Qué te dice la gente en la calle?

En realidad, lo que más me sorprendió fue cuando vine el primer día. La gente ya me conocía. Ahí sentí que acá el fútbol es muy importante para los hinchas. Por ahora saludan muy bien, pero sé que para ser reconocido debo hacer y dar muchas cosas. Dios quiera que pueda estar a la altura de lo que ellos esperan. Mientras tanto, trabajo para mejorar en todo momento.

Hablás de mejorar, pero no arrancaste de atrás. De hecho, en los amistosos Montero te incluyó entre los titulares.

Sí, pero tampoco es tan lineal. Porque Montero nos dejó en claro desde el primer momento que jugará el que mejor esté o vea él. Hay que ganarse el puesto en cada entrenamiento. Además, siempre pensé eso. Nadie te regala nada. Tanto es así que tenemos una linda y sana competencia dentro del plantel. Todos buscamos lo mismo, jugar. Por eso es que no podemos relajarnos en ningún instante.

¿Y con quién notás que te vas entendiendo desde lo futbolístico?

En líneas generales con todos, porque hay jugadores de buen pie. Al jugar como volante interno tengo mucho contacto con Pachi Carrizo y Camacho. Aunque con Ruben también me entiendo y traté en los minutos que jugamos tener más conexión porque es un jugador muy importante. Si estamos todos en sintonía con él, se simplificarán las cosas. Por eso, cuando estuvimos en cancha juntos, intenté tenerlo cerca. Claro que también hablo con él para saber cómo le gusta moverse o por dónde irá en determinadas jugadas. Desde ese punto de vista me gusta saber cuáles son las características de mis compañeros, ya que eso simplifica todo después.

¿Sos de interiorizarte siempre de cuáles son las características de tus compañeros?

Sí, intento charlar con cada uno de ellos porque considero que eso luego ayuda a que tengamos una mejor sincronización y hasta rendimiento. También me ayuda para conocerlos más. Luego sé cuándo debo darle la pelota corta o larga. O cuándo debo jugar de primera.

¿Qué cosas puntuales te exige Montero?

Una de las cosas en las que pone mayor énfasis el DT es que trate de estar en la gestación y recuperación del juego. Son dos funciones que me sientan muy bien, por lo cual las realizo sin problemas. Las hago cómodo porque sé de qué se trata además. Me gusta liberarme también. Ojalá pueda seguir dando el máximo en cada amistoso o cuando arranque el torneo.

¿Llegaste al rendimiento que buscabas o aún no estás como deseás?

Pasa que todos estamos como soltándonos recién. Venimos de hacer una exigente pretemporada. Por eso es que en los amistosos por ahí se vio que estábamos un poco imprecisos, con las piernas cansadas. Ahora hay que soltarse, aflojarse. Logramos la base física, ahora hay que meterle desde lo futbolístico. Aunque no tengo dudas de que vamos a llegar bien porque el grupo siempre se brinda al máximo. La idea es llegar finos al inicio de campeonato. Hay que hacer todo al pie de la letra como piden los profes, quienes son los que saben.

¿El vestuario que encontraste es el que esperabas, ya que tenías referencia porque Caranta conoce el club y a algunos jugadores?

Sí, pero lo cierto es que me sorprendió muchísimo. Y para bien. El grupo me insertó de una manera extraordinaria. Me hizo soltar, estar contento. Fue importante porque soy medio tímido. Los muchachos me hicieron sentir importante y bien. No tengo más que palabras de agradecimiento al plantel por la manera en que me abrieron las puertas. Al tener buena gente, es fundamental. Se nota que hay un gran grupo.

¿Ya caíste que llegaste para reemplazar a Musto, quien era un pilar importante en el esquema?

Eso lo determinará el entrenador. Tuve la suerte de jugar con Damián. Era nuestro capitán en Olimpo. De él aprendí que siempre hay que dejar todo en cada entrenamiento. Y acá noté que sucedo eso. Hay que practicar muy duro porque se juega como entrena. Haciendo eso, cuando arranque el torneo habrá más chances de que las cosas nos salgan más bien que mal.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario