Ovación

A un capitán nadie le puede sacar la ejecución de un penal

El sainete que se armó entre Marco Ruben y Teo Gutiérrez en la previa a la ejecución de un penal habla a las claras de que no existe una armoniosa relación entre ambos.

Martes 14 de Marzo de 2017

El sainete que se armó entre Marco Ruben y Teo Gutiérrez en la previa a la ejecución de un penal habla a las claras de que no existe una armoniosa relación entre ambos. No están peleados ni tampoco es que no puedan convivir en un mismo equipo. De hecho lo hacen y en condiciones normales conforman una de las mejores duplas de ataque del fútbol argentino. Pero se nota de acá a la China que no tienen piel. Por algo no es de ahora que saltan a la superficie diferencias entre ambos. Alguna vez Teo declaró que sentía que no le pasaban la pelota. Alguna vez Ruben aludió a su compañero y disparó: "Hay gestos que no tendrían que haber estado. No estamos acostumbrados a esto". A partir de eso se entiende el espectáculo payasesco que dieron el domingo en las narices de miles y miles de personas en el Gigante. Cuando ocurre algo así entre dos jugadores de semejante linaje, no hay pelea que valga. El penal lo patea siempre el jugador designado y más si es el capitán del equipo. Por lo tanto, Ruben debió no dejarle ni oler la pelota cuando Teo la agarrró para ejecutar. Esto se solucionaba con un no imperativo o con un empujón, de ser necesario. Pero nunca prenderse en una discusión como si fueran dos chicos peleándose por un juguete. Al final Ruben se quedó con la última palabra, pero igual se impone que puertas adentro el capitán lo ponga en caja a Teo de una buena vez.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS