Ovación

A Newell's le faltó brillo pero alcanzó la felicidad frente a Aldosivi en Mar del Plata

Newell’s logró el triunfo que fue a buscar a La Feliz, aunque en el debe del equipo dirigido por el Tolo Gallego quedó la falta de juego que exhibió ante un rival muy timorato.

Lunes 23 de Febrero de 2015

Newell’s ganó 1 a 0. Punto. Vino a La Feliz a buscar una alegría y consiguió ese objetivo. Y eso es algo fundamental en este fútbol resultadista. Después, en la otra lectura que se debe hacer, el equipo exhibió un pobre rendimiento y lejos estuvo de mostrar ese juego que lo caracterizó en los últimos años. Dominado, por momentos, por un timorato Aldosivi y cuidando el resultado a ultranza. Pero claro, en esto hay que tener en cuenta que se aplica otro estilo de juego al que la gente debe acostumbrarse. Hasta los mismos jugadores también deben hacerlo. Pero en el fútbol un distinto siempre cambia los semblantes y Maxi Rodríguez aprovechó una genialidad de Figueroa para pegar el golpe letal.
La Lepra ganó por la mínima diferencia y ese es el aspecto positivo. Porque se llevó a casa los tres puntos que vino a buscar. Desde ese aspecto no existen las discusiones. Pero a la hora de analizar el juego propuesto ahí casi todo queda en el debe. Porque Ñuls tuvo un flojito desempeño. Y mostró poco de lo mucho que tiene este equipo.
La aparición de Scocco en la primera acción del partido, con tapada de Campodónico, fue apenas una ilusión óptica. Es que a partir de ese instante lejos estuvo de merodear el arco local. Primero porque el choque se tornó trabado y con un trato de pelota grosero en la mitad de la cancha. Aunque después Aldosivi tomó el timón y a pesar de sus limitaciones generó algunas situaciones que generaron cierta zozobra en el arco de Ustari. Tampoco fueron demasiadas porque el Tiburón es muy limitado.
 El que primero avisó para el anfitrión fue Lamberti (a los 11’) con un tremendo zurdazo que se fue muy cerquita. Fue una inyección anímica que lo motivó para  inclinar la cancha. Ganó terreno y tuvo el control de la pelota, Newell’s no podía salir del acoso y quedó encerrado en su propio territorio. La buena para el equipo de Gallego es que el Tiburón no “mordía” ni era preciso en sus intentos.  Y eso es un pecado capital en el fútbol.
Y vaya que fue así. Porque Newell’s, como lo había hecho en el inicio del primer tiempo, trabajó para buscar su chance. Lo hizo a través de una jugada tremenda de Figueroa, que fue arrastrando y eliminando rivales a pura gambeta, y casi adentro del área tocó para que Maxi definiera con categoría. Se sabe que la Fiera en estas situaciones no perdona. Gol. A cobrar. Y a defender.
Aldosivi buscó a los ponchazos. Con pelotazos frontales que la muralla leprosa devolvió una y otra vez. Gallego quería redimirse de la derrota en el debut y necesitaba una victoria. Sin importar el cómo. Y, como había dicho hace una semana, el Tolo y sus muchachos esta vez sí cerraron el partido. Porque pensaron primero en cuidar el arco de Oscar Ustari y después esperaron que apareciera alguna jugada para meter el contragolpe.  
La imagen de este Ñuls no fue la de otros tiempos. Desdibujada en gran parte del encuentro, con yerros importantes en la elaboración del juego y con poca profundidad de ataque. Ayer hubo un nuevo esquema puesto en cancha (ver página 4) que debe aceitarse, algo que los mismos jugadores reconocieron tras el encuentro, ya que deben aprender con ensayos.
El final entregó signos de alivio, relajación. Cuando el árbitro Patricio Loustau pitó por última vez, el Tolo Gallego cerró los puños para pegar golpes cortitos a la nada como festejo y se saludó con cada uno de sus colaboradores. Se le dibujó una sonrisa por la victoria y la felicidad que vino a buscar a La Feliz. Ahora deberá seguir corrigiendo aspectos del juego y de funcionalidad para que Newell’s intente ser aquel conjunto dominante de otros momentos y evitar ser dominado.

Maxi se infiltró para estar

Maxi Rodríguez finalmente jugó, como se preveía. No se quería perder este partido. Deseaba estar junto a sus compañeros en esta búsqueda de la primera victoria del año. Y lo hizo archivando los dolores que lo tuvieron entre algodones a lo largo de la semana, a tal punto que debió infiltrarse.
Y vaya que fue importante su presencia. Otra vez se hizo presente en la red para marcar el tanto que le entregó el triunfo al equipo del Tolo. Lo consiguió en el momento justo y necesario, cuando Newell’s entró más decidido en el segundo tiempo y aplicó el golpe certero para rescatar una victoria peleada hasta el último instante.
La Fiera además otra vez anotó, como lo había hecho frente a Independiente, de penal, y nuevamente lidera la tabla de goleadores de la Lepra.

Orzán tuvo que salir por una sobrecarga

Horacio Orzán tuvo que salir en el segundo tiempo, cuando iban 78 minutos, debido a que sufrió una “sobrecarga en el aductor derecho”, de acuerdo a lo informado por el cuerpo médico rojinegro. Por este motivo durante la semana será evaluado nuevamente para seguir de cerca la evolución.
Larry fue reemplazado por el volante ofensivo Juan Neira, quien en la semana había ocupado la posición de Maxi Rodríguez, quien no pudo entrenar con normalidad por una dolencia en la espalda que no lo dejó completar con normalidad el compromiso frente a Independiente.
Igualmente, hay que tener en cuenta que para el choque con Vélez, por la tercera fecha del campeonato, el Tolo Gallego tendrá a disposición al mediocampista Hernán Bernardello, quien cumplió con la fecha de suspensión tras haber visto la tarjeta roja durante la derrota frente a Independiente.
Habrá que ver si el Tolo Gallego mueve las piezas en caso de que Orzán esté en condiciones de juegar, ya que tras el triunfo de ayer el entrenador destacó el buen rendimiento de los jugadores que saltaron al primer equipo por las distintas bajas que tuvo para este choque en Mar del Plata.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS