Ovación

"A las víctimas y a los familiares se los respeta"

La periodista Cecilia González refiere a la mención pública de los afectados por supuestos abusos en Independiente.

Jueves 03 de Mayo de 2018

"Uh, están difundiendo nombres de presuntas víctimas de abuso sexual. Ojo con la indignacionitis. Si retuiteamos los nombres involucrados, aunque sea con mensajes de repudio, al final estamos haciendo lo mismo que el que los difundió. Es un horror". Ese fue el tuit que escribió el martes por la noche la corresponsal mexicana que trabaja desde hace quince años en Argentina, Cecilia González. Se refirió así a un hecho que hizo hervir las redes sociales: el periodista Gustavo Grabia difundió en el programa "No Todo Pasa", emitido por TyC Sports, los nombres de dos de las presuntas víctimas de abusos en Independiente (ver página 23 de Información General).

Ovación dialogó sobre este y otros temas con González, quien en la Semana de la Lectura dictó el curso "Herramientas para un periodismo en mutación", en el Centro de Estudios Latinoamericanos Ernesto Che Guevara (Cel Che) de Rosario. Una charla que inició, ante un grupo de periodistas y reporteros gráficos, con una negación: "No hay crisis del periodismo, en todo caso habría que preguntarse si está en crisis el negocio del periodismo".

Pero aunque ella cruce a quienes hablan de la "crisis" de la profesión, tras la publicación de los nombres de los futbolistas del rojo volvieron al ruedo los insultos a todos los profesionales, todos los medios y todas las coberturas periodísticas sin distinción.

"No me interesa quedarme en este caso puntual. Digo que hay que defender las buenas prácticas. En este tipo de historias con víctimas, lo prioritario es la víctima. Una buena práctica no implica defenderlos ni militar por ellos. Sólo entender que a las víctimas y a los familiares se los respeta", dijo la autora de, entre otros libros, "Escenas del periodismo mexicano", "Narcofugas" y "Todo lo que necesitás saber sobre el narcotráfico".

Al final de tu tuit hablás de "horror", ¿por qué?

Porque es algo que suele pasar en Twitter o en las redes. Lectores, periodistas y usuarios en general de las redes por apelar a la indignación inmediatamente terminan comentando lo mismo que cuestionan. No sé si es delito, pero es antiético usar el nombre de las víctimas de abuso que posiblemente no han declarado aún. Tras la mención y tal vez con la intención de denunciar al periodista que lo había hecho primero se repitieron los nombres una y otra vez en las redes, en la televisión, en la radio. No hay que seguir porque se estigmatiza a las víctimas, se las revictimiza. Pero además porque con la publicación de esos nombres o los videos y audios íntimos no se informa ni se genera debate público, sólo se estimula el morbo y el escándalo.

¿Qué pensás cuando se justifica la decisión de publicar algo así "porque la Justicia ya lo hizo público en el expediente" o "ya está en todos los medios"?

Es una pregunta retórica. Que otros comenten barbaridades no me obliga a hacerlo. Hay bueno y mal periodismo. Cuando hay un asesinato y un familiar pide pena de muerte o venganza muchos pueden decidir hacer con eso una nota, muchos no lo hacemos. Y esto no es de esta época, no es nuevo. Hay que seguir denunciando las malas prácticas periodísticas.

En la charla en Rosario hablaste de redes y las rescataste, pero hacés una distinción entre usuarios comunes y comunicadores.

Claro, los comunicadores somos como los políticos, tenemos una responsabilidad extra, no somos usuarios comunes, tampoco héroes ni justicieros. Sólo hacemos periodismo, no endiosemos a autores y medios. Pero tengamos en cuenta que también hacemos un servicio social. No creo que tengamos que opinar de todo y tampoco reaccionar de inmediato. Los comunicadores, productores, conductores, todo trabajador de la comunicación debería reflexionar antes de reaccionar en redes sociales. Ante todo hay que preguntarse para qué se escribe lo que se escribe. También creo que hay que evitar la sobreactuación, el indignarse, levantar el dedo a quien no se conduele u opina de algo y también evitar transmitir un entorno depresivo del orden "me siento solo". Hay que cuidarnos más. Pero, no querría quedar como jueza ante nadie. Creo que cada uno maneja sus redes como quiere y puede, hay que respetarlo y no juzgar. Hay a quienes les interesa hacer un reality de su vida, a mí sólo hacer un uso profesional de las redes más que personal. Lo digo como ciudadana y como comunicadora.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario