Ovación

A Boca le alcanzó con un debut sin brillo

Venció 2-0 a Palestino, en Chile. El equipo no tuvo buen juego pero con un par de jugadas y goles de Chávez y Palacios sumó los primeros tres puntos.

Jueves 19 de Febrero de 2015

Es clave ganar el primer partido. Ni hablar si es de visitante. Después viene el resto del análisis. Entonces, muy bien para Boca. En Chile, ante Palestino, ganó 2-0 y ya tiene los primeros tres puntos en las posiciones del grupo 5 de la Copa Libertadores. Ahora lo futbolístico: con poco, y sin el juego que debería tener, mereció la victoria.
  El equipo xeneize en principio la tiene sencilla en esta zona, y el bajo nivel demostrado por el equipo chileno lo remarca. Igual, como no estuvo afilado en su juego, a Boca le costó sacar diferencia. Lo hizo Andrés Chávez recién a los 37’, mientras que a la victoria la aseguró prácticamente a los 69’ con un gran gol de Palacios, el destacado de los dos debut, ya que el domingo fue el que marcó dos goles para el triunfo por 3-1 en La Bombonera ante Olimpo.
  El comienzo del primer tiempo, como se repitió a la misma altura del segundo, sorprendió a los de Arruabarrena sin la pelota, que era propiedad del conjunto local dirigido por el argentino Pablo Guede. Claro que en fútbol dominar no es sinónimo de atacar y eso es lo que ocurrió con el conjunto tricolor, que abrió la cancha e intentó penetrar por los costados, pero hasta allí llegó, porque nunca sus jugadores pudieron encontrar por los laterales las vertientes para perforar a la defensa visitante.
  Y entonces Boca hizo gala de la practicidad para aprovechar al máximo los pocos momentos de lucidez que le permitieron atacar el área rival, siempre por el medio, aprovechando la fragilidad que ofrecía la línea de tres defensores locales.
  Por eso la gestación del primer tanto tuvo lugar desde la perpendicular a la medialuna, aunque la propiciara un jugador que debía andar por los costados como Leandro Marín. Y la definición por el mismo eje la protagonizó un delantero que habitualmente también camina por la orilla izquierda como Chávez, quien con un sutil toque de zurda rompió el cero.
  Por la misma vía llegó el 2-0 en la parte final. Desde el origen en el uruguayo Nicolás Lodeiro hasta el epílogo en el pie derecho de Palacios, con una precisa definición luego de un pie a pie necesario para quedar mano a mano con el arquero Darío Melo.
  La mayor jerarquía individual y colectiva de Boca hizo el resto, aunque sin sobrarle nada, pero al menos le alcanzó para no pasar zozobras.
  Así, con lapsos, Boca dio el primer paso en forma firme. Fue detrás de la cordillera. El próximo será en su casa y ante los uruguayos de Montevideo Wanderers (debutaron con un triunfo apretado ante los venezolanos de Zamora), por lo que de mejorar algo más en el juego hará que su camino por la fase de grupos sea casi un trámite.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario