Ovación

25 heridos, el saldo que dejó la violencia en el Monumental

Unas 25 personas, siete de ellas pertenecientes a la seguridad privada del club River Plate, ingresaron anoche con distintas heridas al hospital Pirovano después del superclásico, confirmó luego del partido el jefe del SAME, Alberto Crescenti.

Lunes 29 de Octubre de 2012

Unas 25 personas, siete de ellas pertenecientes a la seguridad privada del club River Plate, ingresaron anoche con distintas heridas al hospital Pirovano después del superclásico, confirmó luego del partido el jefe del SAME, Alberto Crescenti.

En el nosocomio, el jefe de operaciones de la empresa Tech Security, Pablo Pasiocco, le confirmó a la agencia Télam que ninguno de los empleados heridos en el Monumental perdió la vida, como trascendió extraoficialmente luego del partido a través de páginas web de diferentes medios de comunicación de Buenos Aires.

"Todos los heridos están fuera de peligro. No sabemos de dónde sacaron la versión de los muertos", desmintió con indignación y pesar el responsable de la firma de seguridad.

La misma versión fue desestimada a los diferentes medios por fuentes del hospital Pirovano y la Policía Federal.

Todos los empleados Tech Security fueron heridos en la popular visitante, al ser agredidos por un grupo de hinchas de Boca cuando tomaban posición para facilitar la desconcentración al término del juego.

Dos de ellos, según las primeras versiones, habían sido arrojados por una boca de acceso a la tribuna y habrían sufrido contusiones graves, aunque posteriormente en el hospital informaron que estaban fuera de peligro.

Además, un joven de 18 años sufrió un paro cardiorespiratorio en el estadio durante el partido pero fue reanimado por los médicos en el Pirovano, por lo que también se encontraba sin riesgo de perder la vida.

El resto de los ingresados al hospital sufrió heridas por el impacto de proyectiles durante la desconcentración del público en las adyacencias del estadio.

El operativo de seguridad para River-Boca estuvo compuesto por unos 900 agentes de la Policía Federal, a quienes se les tomó asistencia a través de un sistema biométrico, por primera vez en un superclásico, informó el Ministerio de Seguridad.

El amplio dispositivo policial también desarrolló durante toda la jornada una acción preventiva para evitar incidentes, y en esa dirección procedió a secuestrar pirotecnia y elementos de incitación a la violencia como coronas fúnebres y otros artículos alusivos al folclore.

También los agentes tuvieron que extremar las medidas cuando el partido concluyó para agilizar la salida de los hinchas de Boca, y así evitar que haya cruces con los simpatizantes millonarios en las zonas aledañas al estadio Monumental.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS