ovacionmundial

Cardozo, un héroe en el infierno

El ex delantero de Newell's no tuvo consuelo luego de errar el penal que le pudo dar a Paraguay el pase a las semifinales del Mundial.

Sábado 03 de Julio de 2010

El futbolista Oscar Cardozo, héroe en la clasificación de Paraguay a los cuartos de final de Sudáfrica 2010, cayó al infierno, al errar un penal que pudo dejar a su país besando la página más grande de su historia deportiva.

El delantero tuvo la gloria a los 57' desde los 11 metros, pero la atajada del español Iker Casillas lo obligó a dejar la cancha del Ellis Park llorando, inconsolable.

Caminó sin rumbo por el césped de Johannesburgo, aceptando de mala gana el consuelo de sus compañeros y de los rivales, que a la postre vencieron 1-0 en el epílogo y accedieron a semifinales.

Avergonzado, tapó su cara con la camiseta. Lloró sin fin, se le doblaron las piernas.
Pero no era el único. Tampoco contenían las lágrimas Nelson Haedo Valdez, Edgar Benítez y Cristián Riveros, los hombres que pusieron a Paraguay al borde del cielo.

Cardozo, resistido en su país por no convertir en la selección los goles que hace en Benfica de Portugal y que antes hacía en Newell's, venía de marcar el gol con que Paraguay derrotó a Ghana (5-3) en la serie de penales.

“Le sobra garra”, dijo el técnico de los paraguayos, el argentino Gerardo Martino, después de ese partido.

Y este sábado parecía que todo caminaba igual. Gerard Piqué le cometió una falta en el área y Cardozo pidió el balón, sin saber que la tragedia lo aguardaba.

Tiro débil y anunciado, Casillas atajó y en el contragolpe España consiguió otro penal, que luego de que el juez guatemalteco obligará a pateralo dos veces, Justo Villar se lo contuvo a Xabi Alonso.

Esos segundos fueron interminables para Cardozo que vio la opción española en cuclillas, sin fuerzas.

Martino optó por dejarlo en el campo, pero Cardozo nunca más fue el mismo. No corría, no marcaba, no creaba peligro, estaba al borde del llanto.

El gol de David Villa los 83' fue la  sentencia final. La vida para Cardozo dejó una herida, de esas que no sanan fácilmente.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS