ovacionmundial

Bielsa enfrenta los demonios de otro fracaso

El técnico de Chile, el argentino Marcelo Bielsa, enfrentará el viernes ante España el calvario de vivir su segundo fracaso mundialista o la posibilidad de firmar su revancha en el torneo mayor del fútbol.

Miércoles 23 de Junio de 2010

El técnico de Chile, el argentino Marcelo Bielsa, enfrentará el viernes ante España el calvario de vivir su segundo fracaso mundialista o la posibilidad de firmar su revancha en el torneo mayor del fútbol. "No ha hablado nada de eso, no ha dicho ni una palabra", dijo hoy el capitán de Chile, el portero Claudio Bravo, pero "eso está en el ambiente", agregó el defensa Waldo Ponce.

De hecho, el viernes no será un día más para Bielsa, un hombre que lloró después del fracaso con Argentina en Corea/Japón 2002 y que se autoimpuso un exilio deportivo de tres años en su finca de su natal Rosario. Y el escenario tiene matices similares para quien admitió que su vida "tiene más fracasos que éxitos", pese a la admiración que genera en Chile, donde la ex presidenta Michelle Bachlet lo tildó de ser "un modelo para la sociedad".

Bielsa, de hecho, llega a esta nueva encrucijada al mando de Chile, un equipo que hace gala de fútbol ofensivo, que suma seis puntos con victorias por 1-0 ante Honduras y Suiza, pero que igual puede quedar fuera de los octavos de final en Sudáfrica 2010.

"Yo no he logrado nada en los Mundiales", admitió el técnico, a quien en España ven como un técnico sin la suerte a su lado. En ese contexto, Bielsa aseguró que ni siquiera ser campeón con Chile podrá borrarle del alma el dolor de su fracaso con Argentina, herida que parece haber cambiado su visión de la vida.

"No, no hay ninguna futura alegría que haga desaparecer esa tristeza", recalcó. "Nostalgia con Argentina siento siempre", agregó antes del duelo con Suiza.

Para Bielsa, a quien desde su juventud apodan "loco", el fútbol es más un problema de principios que un asunto de victorias o riqueza en un mundo de pobreza, como comentó al asumir Chile.

 

Quizás por ello, rehuye el boato de jugadores y técnicos, vive en dos piezas del centro de entrenamiento de Chile en Santiago, olvida cobrar su sueldo de un millón de dólares en su primer año de trabajo y recorre el país dictando charlas a obreros, profesores e hinchas, que lo escuchan como a un líder carismático.

 

Por ello, al igual que en Corea/Japón 2002, Bielsa morirá o triunfará ante España con sus creencias, sin especular ante el que sea quizás el mejor equipo del mundo. "El partido del viernes trataremos de protagonizarlo desde el comienzo, porque es la única manera, a mi forma de ver, de ser mejores", dijo.

 

Sus jugadores, que sólo quieren que siga al mando del equipo, lo secundan sin fisuras. "No nos entrenamos para empatar un partido, no vamos a cambiar la manera de hacerlo porque un resultado nos pueda servir o no, vamos a morir con nuestras ideas", dijo hoy Bravo. Y es que el mayor mérito de Bielsa no es sólo haber otorgado un juego frontal a Chile. "Ha impregnado a los jugadores de un estilo de vida y de juego", valoró el ex capitán Iván Zamorano.

Por eso, los dirigentes, la prensa y los hinchas chilenos sólo quieren que renueve contrato al mando de Chile. Pero él elude compromisos hasta que cierre la participación de Chile en el torneo. "Nunca uno sale (de un Mundial) como entró", aseguró. Y de eso sabe quien soñó con ser campeón con Argentina y volvió derrotado, con una herida que llevará hasta la muerte, según él mismo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS