..

Otro terreno fue desalojado en Villa Gobernador Gálvez

Por orden judicial, los ocupantes debieron abandonar un predio en el sur de la ciudad.  Estaban allí desde abril, cuando comenzó una verdadera ola de tomas de tierra.

Sábado 11 de Agosto de 2012

Villa G. Gálvez,— El problema de la toma de tierras en esta ciudad, que en abril produjo una verdadera avalancha de ocupaciones, tuvo ayer un nuevo capítulo. Por orden de un juez correccional de los Tribunales Provinciales de Rosario, la policía desalojó unos terrenos usurpados por numerosas familias en un barrio Los Paraísos, lindero con el vecino distrito de Alvear.

El juez Ignacio Vacca ordenó el jueves por la tarde el procedimiento efectuado ayer, para el que fueron afectados unos 200 efectivos policiales villagalvenses y de Rosario y que se desarrolló pacíficamente.

Los ocupantes del predio —que según datos aportados por entidades defensoras de estas familias, pertenecería a la cerealera Cargill—, eran unas 60 familias que permanecían allí desde abril en construcciones precarias, y que fueron inmediatamente desalojados sin incidentes. A los que habían comenzado a edificar sus viviendas sobre cimientos y con ladrillos se les otorgó un plazo de 72 horas para retirarse.

El procedimiento estaba previsto para las primeras horas de la mañana y ante la llegada de policías y funcionarios, los ocupantes expresaron "tristeza y preocupación" por la falta de un sitio propio para vivir.

El problema de la falta de viviendas en la ciudad es de vieja data y contra todos los rumores circulantes, desde que meses atrás se produjeron las primeras ocupaciones, pudo determinarse que, en general, siempre se trató de humildes familias jóvenes locales en busca de la vivienda propia y de una salida del hacinamiento y forzada convivencia con otros familiares.

Topadoras. Del procedimiento participó también personal municipal. Durante el día, las topadoras trabajaron juntando chapas y restos de las viviendas para dejar despejado el predio, aunque se podían ver algunas paredes construidas con ladrillos huecos, en lo que eran las construcciones más avanzadas. Las mismas que deberán ser demolidas por los ocupantes.

Ya en la tarde del jueves, representantes de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, de organizaciones de base, el abogado de los ocupantes, Arturo Giordana, y religiosos como el padre Salvador Yaco y el pastor luterano Santiago Bauer advertían sobre el inminente procedimiento, que les había sido informado por personal de Tribunales y hasta por los abogados de los propietarios de los terrenos. Pero no se tenía certeza de cuándo podía producirse. El padre Yaco expresó que "hace rato que venimos buscando instancias de diálogo, de negociación, pero no las encontramos".

Este es el segundo desalojo que ordena el juez Vacca en el marco de la ola de usurpaciones que se produjeron en la ciudad desde abril Entre las repercusiones del hecho, algunos vecinos deslizaron ante las cámaras de Canal 5 de Rosario que habían pagado por los terrenos "a Teresa y Gabriela, las punteras de todo esto. Este terreno supuestamente era municipal; resulta que es de una sociedad anónima", protestaron.

Del cura a la Iglesia local

“Soy el único sacerdote católico que está trabajando junto a ellos”, expresó sobre los ocupantes de terrenos el padre Salvador Yaco quien, aunque titular de la parroquia Santa Catalina de Capitán Bermúdez, viene trabajando con quienes reclaman tierras en Villa Gobernador Gálvez.

Según Yaco, no se percibe en la ciudad “un acompañamiento de los sacerdotes locales; ni se acercan a hablarnos. Da la impresión de que la Iglesia no entiende el problema y que está más cerca de los poderes”

Sobre los terrenos en conflicto, sin identificar a los posibles propietarios, el sacerdote recordó que se trata de “unas tres hectáreas de tierras abandonadas desde hace 75 años, un verdadero yuyal lleno de ratas, que la gente limpió”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario