Opinión

¿Y dónde están los políticos?

No parecen ser pocos los que tratan de vislumbrar adónde realmente vamos y desearían corregir el rumbo si quien conduce lo hace con la brújula descompuesta.

Domingo 11 de Marzo de 2018

No parecen ser pocos los que tratan de vislumbrar adónde realmente vamos y desearían corregir el rumbo si quien conduce lo hace con la brújula descompuesta. "La condición humana", novela escrita en 1933 por el francés André Malraux, plantea una profunda reflexión política ante esa sensación de soledad frente al destino que requiere plantarse con dignidad ante la adversidad y ser solidario con los desfavorecidos. La condición humana abarca la totalidad de la experiencia de ser humanos y de vivir vidas humanas. Y frente a esos acontecimientos hace su aparición el hombre político. No sabemos si el político nace o se hace. El alemán Max Weber, sociólogo, filósofo, economista, jurista y politólogo, sostiene que quien hace política aspira al poder como medio para obtener otros fines que pueden ser idealistas o egoístas, o al poder por el poder mismo. Hay dos formas de hacer de la política una profesión, dice Weber. O se vive para la política para servir o se vive de la política para hacer de ella una fuente duradera de ingresos para sí y el séquito acompañante que pueden provenir del botín que constituyen el robo, las contribuciones, retribuciones y demás. Resumiendo: la tentadora y temible corrupción. Demagogos al amparo de socios menores logran así desplazarse entre las sombras a veces ante la azorada mirada de quienes tienen a la integridad y la ética como valores supremos pero permanecen estáticos, dejan hacer. Hacen falta hombres, trabajadores intelectuales altamente especializados mediante una larga preparación para hacer eficiente el aparato estatal. No héroes, sólo hombres capaces de oponerse con un "sin embargo", como Galileo al apostar su cabeza, para demostrar su vocación política. Convencidos de que en este mundo no se arriba jamás a lo posible si no se intenta repetidamente lo imposible.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario