Opinión

Viajeros del tiempo

Rosario, 1905-1910. Newell's y Central: un problema personal. Para el próximo domingo se ha concertado el encuentro amistoso entre los ases del football rosarino, lo que dará sin duda lugar a un match interesante, como han sido casi siempre que se han medido sus fuerzas.

Jueves 22 de Enero de 2009

Newell's y Central: un problema personal. Para el próximo domingo se ha concertado el encuentro amistoso entre los ases del football rosarino, lo que dará sin duda lugar a un match interesante, como han sido casi siempre que se han medido sus fuerzas. Nos complace la realización de este partido porque estas luchas amistosas son un factor para que la conocida rivalidad que existe entre los dos bandos, de un carácter que es ya personal y que ha motivado varias veces incidentes lamentables, desaparezca para dar lugar a torneos donde primen la caballerosidad que debe caracterizar a los verdaderos sportmen. El partido se efectuará en la cancha de Central. (1910)

Suicidas al volante. Es de lamentar los diarios accidentes que se producen a consecuencia de la excesiva velocidad con que en el radio urbano marchan los automóviles, lo que es tratado con indiferencia por parte de las autoridades municipales. El desorden en que se realiza el tráfico, y principalmente el exceso de velocidad que se imprime a toda clase de vehículos pero en especial a los automóviles, constituye un atentado permanente a la integridad física de los viandantes, obligados a convertirse en contorsionistas de circo para poder sortear los continuos peligros a los que se ven expuestos en la vía pública. Pero lo que ocurre con los automóviles pasa ya los límites de la más ancha indulgencia, desde que sin miramientos de ningún género cruzan las calles como exhalaciones en fuga. El espectáculo que ofrecen esas máquinas funcionando en plena ciudad como si se tratara de una pista de carreras es sobradamente peligroso como para que sea pacientemente tolerado por el público o por las autoridades, las que están en primer término obligadas a corregir enérgicamente los excesos a que se entregan, como animados de propósitos homicidas y suicidas, los dueños y conductores de dichos vehículos. (1910)

gzinni@lacapital.com.ar

www.bienvenidosviajerosdeltiempo.blogspot.com

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS