Opinión

Viajeros del Tiempo ©

Rosario 1905/1910. Un rapto justificado. Reloj para médicos.

Jueves 29 de Enero de 2009

Un rapto justificado. Una bella chilenita se encontraba de paso por la vecina ciudad de Pergamino y demás está decir que los tenorios andaban detrás de ella como chimangos a la vista de carne fresca. Entre los interesados, se hacía notar un escribano solterón, de esos aficionados a la fruta pintona, y tan interesado se encontraba en la chilenita que se atrevió a pedirla a la madre o madrastra para hacerla su esposa proponiéndole, en último caso, una gruesa suma de pesos por el consentimiento, y según las malas lenguas la señora aceptó el negocio. Mientras tanto, la chilenita tenía comprometido, gratuitamente, su corazón con un joven artista de esa misma ciudad, y tan pronto como ella tuvo noticias de ese "negocio" se lo comunicó a su elegido, y sin más trámite se fletaron a San Nicolás en el tren de pasajeros y a la vista y paciencia de muchas personas conocidas, conversando francamente, como dos buenos amigos. Tan pronto como llegaron a San Nicolás se presentaron a un asilo. donde quedó depositada la chilenita como prenda valiosa y previa intervención de testigos caracterizados. En seguida se iniciaron las diligencias para concertar el matrimonio, de acuerdo con las prácticas establecidas en estos casos, y entendemos que si no se ha realizado aún ese acto, se realizará de un momento a otro. (1909)

Reloj para médicos. El señor Carlos U. Perret, establecido con relojería en la calle San Martín 812, nos comunica que la renombrada fábrica de relojes Longines acaba de crear un nuevo modelo de reloj cronógrafo destinado a los médicos. Este reloj, indispensable y exactísimo, tiene por objeto el medir sin error posible las pulsaciones de un enfermo. Su uso es muy sencillo, pues se maneja como un cronógrafo común. Al poner en movimiento el segundero, se cuenta hasta 80 pulsaciones obtenidas por minuto. (1909)

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS