Opinión

Viajeros del tiempo

La mujer vendida (II). "Sentí una gran compasión y luego de un largo silencio me animé a decir: -Yo la compro, pero póngale usted un precio.

Sábado 26 de Enero de 2008

La mujer vendida (II). "Sentí una gran compasión y luego de un largo silencio me animé a decir:

-Yo la compro, pero póngale usted un precio.

La venta se concretó por 18 chelines y salí con la pobre mujer en medio de la indiferencia general. Ella me seguía con sumisión de sierva y le compré ropa en una prendería. Compré también algunos comestibles que devoró por el camino: nunca había visto a un ser humano alimentarse con aquella alegría a la vez humilde y bestial. Poco a poco sus ojos empezaron a brillar y ya no parecía fea. Le preparé un baño y fui a esperarla en la salita. Veinte minutos más tarde ella golpeaba suavemente la puerta. Con sus vestidos nuevos su aspecto me dejó estupefacto: estaba positivamente fresca como una lechuga, como había predicho su tunante marido. Le serví una taza de té bien caliente y le tomé la mano. La hora era tierna y la razón me empujaba a tomar el fruto del azar. Sin embargo titubeé.

-Usted sabe que yo la he comprado -le dije-, pero no obstante la dejo en libertad.

-¡Oh! -protestó con gratitud mientras un poco de carmín subía a sus mejillas-, usted me ha comprado y por 18 chelines. ¡Usted es mi dueño!

Yo no hubiera debido tomarle la mano. Aquella mano que se asía a la mía. Mi boca se perdió en la dorada madeja y la juventud y el amor triunfaron. A la verdad, no tuve nunca por qué arrepentirme. La mujer comprada me hizo tan feliz como pudo hacerlo al divino Aquiles la cautiva Brisels. Creo que ella también estuvo satisfecha de su situación, no solamente entonces sino después. Porque antes de irme de Londres le puse un pequeño comercio de frutas y legumbres. Prosperó, se hizo casi rica, y muerto su primer marido en una riña se casó con un empresario de pompas fúnebres, un hombre excelente y jovial con el que lleva una vida agradable. (1910)

 

gzinni@lacapital.com.ar

bienvenidosviajerosdeltiempo.blogspot.com

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario