Opinión

Viajeros del Tiempo

 Rosario 1905/1910 - ¿Formando hombres para la patria? El mal trato que da el Ejército a los conscriptos ya está en boca de toda la prensa del país. Es una vergüenza la forma en que tratan a esos desgraciados que creyeron servir a la patria no rehuyendo de sus obligaciones. El servicio militar no se puede presentar como un castigo sino como una carga pública honrosa

Martes 15 de Enero de 2008

¿Formando hombres para la patria? El mal trato que da el Ejército a los conscriptos ya está en boca de toda la prensa del país. Es una vergüenza la forma en que tratan a esos desgraciados que creyeron servir a la patria no rehuyendo de sus obligaciones. El servicio militar no se puede presentar como un castigo sino como una carga pública honrosa. Un conscripto de marina nos escribe desde Paraná para hacernos saber que desde hace casi tres semanas se les hace dormir en el patio del cuartel, al raso, sobre las baldosas, sin darles “ni una bolsa para poner debajo” ni nada para taparse, a causa de lo cual muchos han enfermado. Aparte de recibir una mala y escasa alimentación, se los obliga a hacer ejercicios en la mañana, en la tarde y en la noche hasta caer del cansancio como plomos en el piso. Ya es del concurso público la idea, bien justificada, que esos ciudadanos llevan una vida peor que la de los esclavos en la época feudal. Otro conscripto sostiene en una carta que “muchos compañeros se la pasan llorando, tal es el sufrimiento en esta prisión que llaman cuartel. Nos hacen trabajar día y noche estos salvajes que parece que nunca han tenido madre, ni padre, y que no conocen el trato con gente normal. Cuando uno de nosotros se enferma por el maltrato bestial, lo sacan al campo y lo dejan abandonado para que se muera ahí tirado. Ayer y hoy tuvimos que lavarnos la cara y beber un agua podrida que está en contacto con las letrinas de la oficialidad. Se nos hace hacer 150 o 200 flexiones con un máuser en cada mano, y si llegamos a cansarnos se nos hacen hacer las flexiones a la fuerza y después nos tienen de plantón al sol durante cuatro horas por ocho días. ¡Qué bárbaros! Aquí nos titulan, sin noción siquiera de cultura, de “malevos”, “atorrantes”, y otras palabras insultantes que omito repetir porque en mi casa no me educaron con una boca tan sucia”. (1910)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario