Opinión

Viajeros del Tiempo

Rosario 1905/1910. La verdadera historia de Momo. Cuenta una leyenda que entre los dioses del Olimpo había uno de menos talla que se llamaba Momo.

Jueves 10 de Enero de 2008

La verdadera historia de Momo. Cuenta una leyenda que entre los dioses del Olimpo había uno de menos talla que se llamaba Momo. Era un dios vivaracho y todas las divinidades hembras buscaban su compañía. Pero un día, el tonante Júpiter lo vio en brazos de Juno, su consorte, y resolvió castigar al osado. Así fue que una mañana, al abandonar Momo su lecho, notó con desagrado que su rostro había sufrido una completa metamorfosis: sus ojos tenían una expresión de idiota y su boca lucía grande y ancha como la de un payaso. Unos mechones de pelos largos e hirsutos cubrían su cráneo y sus orejas parecían dos hojas de palmera, dándole un todo la fisonomía de un mamarracho. Los otros dioses comenzaron entonces a burlarse del malhadado bufón, a tirarle de las orejas y a agarrarlo de las narices, hasta que Júpiter se compadeció y lo envió a la Tierra, el planeta de los tontos, donde estaría a sus anchas con esas criaturas menores que se denominan “humanos”. Una vez llegado allí, la gente salió a recibirlo, convencida de que ese dios con facha de truhán era precisamente lo que necesitaba el mundo para no morirse de aburrimiento. Y así lo pasearon entre hurras y vivas por todo el globo terráqueo, enardeciendo la vena chstosa de Momo que fue vomitando miles de dichos y chascarrillos de su extensa reserva. La jarana parecía no terminar nunca, pero después de tres o cuatro días de festival Momo desapareció, con lo que la gente, refunfuñando, abandonó los juegos y se entregó de nuevo a sus faenas cotidianas. Sin embargo, a un año exacto de su venida a la Tierra, se lo vio de nuevo entre los humanos arrastrándolos al jolgorio y al placer, pero a los pocos días volvió a desaparecer. Desde entonces, Momo ha continuado visitándonos periódicamente, porque sabe que a la jarana sólo hay que dedicarle una pequeña parte de la vida. (1907)
gzinni@lacapital.com.ar
bienvenidosviajerosdeltiempo.blogspot.com

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario