Opinión

Viajeros del tiempo

Rosario 1905/1910. Tranvías: pocos y atestados. Distintas personas de las que se ven obligadas a hacer uso de los tranvías eléctricos diariamente hacen resaltar el hecho de que si el servicio es, en todas las líneas, deficiente y poco acomodado a la actividad general del Rosario...

Jueves 17 de Enero de 2008

Tranvías: pocos y atestados. Distintas personas de las que se ven obligadas a hacer uso de los tranvías eléctricos diariamente hacen resaltar el hecho de que si el servicio es, en todas las líneas, deficiente y poco acomodado a la actividad general del Rosario, resulta una deplorable enormidad el que atañe particularmente a la línea de Alberdi, en la cual el pasajero encuentra sobradas razones para desesperar del cambio de tracción y de sus subsiguientes anomalías locomotivas. Los vehículos adscriptos a ese servicio son tan escasos, que lo más frecuente es que el pasajero deba perder una hora en cualquier esquina, esperando no ya por la causa apuntada, sino por que los pocos coches que corren sufren retardos de consideración por accidentes, y es lógico que aquellos que han hecho el prodigio de sostener su itinerario normal marchen atestados y con la fatídica tablilla (de “No hay más lugar”) en ostentación, para suplicio de los que han hecho guardia inútil en la calle, bajo temperatura poco amable. Los numerosos transeúntes a quienes ese estado de cosas perjudica notablemente nos piden que estimulemos a la Intendencia a hacer cumplir rigurosamente la ordenanza respectiva, reclamo a todas luces justo y cuya satisfacción por las autoridades no debe hacerse esperar. (1908)

Espectáculos inmorales. Llamamos la atención acerca de la falta de higiene que se observa en determinadas zonas del puerto donde se ocupa a numerosos obreros en las operaciones de embarques y descarga. Por ejemplo, en la zona de los muelles de importación y exportación no se han construido w. c. (baños), lo que obliga a los obreros a recorrer largas distancias o a dar inmorales espectáculos. También reclamamos para esos obreros la disponibilidad de agua, pues deben traérselas desde lejos y a 10 centavos el viaje. (1908)
gzinni@lacapital.com.ar
bienvenidosviajerosdeltiempo.blogspot.com

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario