Opinión

Venezuela, ¿un país sin Constitución?

Tal parece que Venezuela es hoy un país sin Constitución. Así lo indicaría la reciente convocatoria a elecciones presidenciales.

Sábado 03 de Febrero de 2018

Tal parece que Venezuela es hoy un país sin Constitución. Así lo indicaría la reciente convocatoria a elecciones presidenciales. Aun después del anuncio, se desconoce la fecha precisa de un hecho tan significativo como el de la elección del primer mandatario. Solo se ha dicho que será antes del 30 de abril.

Aclaremos. En Venezuela existe una Constitución formal, adoptada en 1999 tras su aprobación en un referendo impulsado por el entonces presidente, Hugo Chávez. Pero, desde la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) en agosto pasado, la Constitución de 1999 ha estado por lo menos en suspenso. Han pasado ya seis largos meses de tan extraordinario proceder. Y no es claro hasta cuándo seguirá funcionando dicha constituyente.

Lo que ha quedado claro es que la ANC actúa de manera repetida haciendo caso omiso de la Constitución. La convocatoria a elecciones presidenciales es apenas el ejemplo más reciente y, quizás, más notable. Según la Constitución, como señala José Ignacio Hernández, la convocatoria a elecciones "es una competencia exclusiva del poder electoral".

Desde la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) en agosto pasado, la Constitución de 1999 ha estado por lo menos en suspenso. Es cierto que la Constitución venezolana no es muy precisa respecto de las fechas en que deba llamarse a elecciones. La convocatoria a las llamadas elecciones presidenciales exprés parece romper de manera arbitraria con los ciclos electorales del país. Importa entender el significado de tener Constitución. Esta contiene, ante todo, las normas que regulan la formación del gobierno y su naturaleza. Central a la noción de gobierno constitucional es su temporalidad, marcada en democracia por el calendario electoral. ¿No se eligió a la ANC precisamente para adoptar una nueva Constitución? Pero la ANC lleva medio año dedicada a cogobernar. Como lo ha denunciado reiteradamente la Conferencia Episcopal Venezolana, "en vez de limitarse a redactar una nueva Constitución, (la ANC) pretende erigirse en un suprapoder con funciones ejecutivas y judiciales". Es esta una opinión compartida por amplios círculos internacionales. El Grupo de Lima, que reúne a 14 gobiernos del continente, emitió el 23 de enero una declaración en la que se rechaza la convocatoria de las elecciones presidenciales. Allí también se reafirma "la carencia de legitimidad y legalidad de los actos emanados de la Asamblea Nacional Constituyente" y se condenan "las medidas que ha adoptado y han resultado en la profundización del conflicto social y en el menoscabo de las libertades en Venezuela".

Eduardo Posada Carbó

El Tiempo (Bogotá)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario