Opinión

Una escapadita de fin de semana largo

Sábado 21 de Marzo de 2020

Pasó de todo. No bien se apagaron los reflectores, tras el discurso del presidente Alberto Fernández en el que anunció la cuarentena obligatoria, se encendió el planeta mediático. Como si estuvieran encerrados en una celda de confinamiento solitario en una cárcel de máxima seguridad, se lanzaron a las redes como si fuera la única salida a su horrible destino, que es el de todos y, en su caso, mucho más confortable, porque el aislamiento lo pasan en mansiones, con la heladera llena y bien acompañados. Pampita, dramática como siempre, lloró a moco tendido; Susana, insaciable como siempre, se quejó que no tenía “nada dulce”, y el Indio Solari, políticamente correcto como siempre, pidió que se cumpla el aislamiento. Tinelli, como siempre, pensó solo en él y solo en él, cargó a la familia en un avión privado y se fue a Esquel. Las redes lo destrozaron. Fue tendencia con un hashtag irreproducible. Lo criticaron tanto por optar por la “solución individual” como por viajar en avión cuando los vuelos de cabotaje están prohibidos y actuar en contra del DNU que ordena que la gente no se mueva para intentar frenar la circulación del coronavirus. María O’Donell lo explicó con crudeza: “Este caso revela que cuando uno tiene los medios está por encima de la ley”. Jorge Rial fue más duro: “Entre un albañil y Tinelli, le van a dar el respirador a Marcelo”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario