Miradas

Un verano entre olas

La pandemia nos atraviesa desde hace casi un año y se mete en todo. Nuestras mentes, nuestras rutinas, nuestros planes, nuestras dudas. También en nuestras conversaciones, aunque pretendamos hablar de otra cosa

Domingo 28 de Febrero de 2021

El agua se acerca y se aleja de la orilla en un movimiento rítmico, es un movimiento que hipnotiza. Veo la escena en mi celular, es un video que alguien me mandó desde sus vacaciones en la costa. No era lo que esperaba. Cuando la palabra “olas” salió en la conversación lo primero que pensé es que me hablaba de Covid. Tuvo que mandarme el video para que yo registrara lo que me estaba queriendo decir.

La pandemia nos atraviesa desde hace casi un año y se mete en todo. Nuestras mentes, nuestras rutinas, nuestros planes, nuestras dudas. También en nuestras conversaciones, aunque pretendamos hablar de otra cosa.

Hace un par de meses recién se abrió la posibilidad de viajar en la temporada de verano. Durante gran parte de 2020 la palabra “vacaciones” era tan solo sinónimo de apagar la computadora o el celular. Estos primeros meses de 2021 vivimos en una aparente normalidad veraniega en la que todos parecen estar yéndose o volviendo de algún lado.

¿Terminó acaso la primera ola? Las estadísticas a nivel país, provincia y ciudad parecieran indicar que sí. ¿Cuándo empieza la segunda? ¿Abril, mayo, junio? ¿Cuánto nos queda de “normalidad" en el medio?

“Ustedes son nuestro pasado y nosotros el futuro”, me dice en otro chat una amiga desde Europa. Me manda fotos de los paisajes nevados que rodean su casa. Me cuenta que nadie puede salir, pero no precisamente por el frío. “Nosotros también pensamos que ya había pasado todo en verano, la vida era normal y ahora acá estamos, otra vez encerrados”, me dice. “Solo hacer lo indispensable y después de vuelta a casa”, lamenta.

¿Acaso la vacunación nos va a salvar de la segunda ola? El personal de salud ya recibió la Sputnik, igual que empleados y pacientes de geriátricos. Está llegando la Sinopharm para los docentes. Y una multitud se está anotando en el registro de voluntarios para ser inoculada apenas se pueda con la vacuna que sea. ¿Será la solución la vacunación sumada al pack de prevención (barbijos+distancia+alcohol en gel)?

Están los que piensan que todo ya pasó y se relajan pensando que no hay vuelta atrás. Está mi escéptico compañero de trabajo, que cree que ya todo está perdido y se prepara una lista de series y películas para ver en Netflix “para cuando nos toque volver a estar adentro”.

Entrar, salir, volver a entrar. ¿Son esos los nuevos ciclos de la vida en pandemia? Son tiempos sin certezas, de verdades relativas, de pronósticos inciertos. Al menos algo aprendimos en este año increíble que vivimos en peligro: hay momentos tormentosos y también los hay de calma. Y hay que disfrutar la calma mientras se pueda.

Si nuestros pies se hunden en la arena, que aún está mojada, vaya la advertencia: no hagan olas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS