Opinión

Un empresario de Sanford esperó 23 años para cobrar un cheque

“Nunca perdí las esperanzas, pero tampoco pensé que pasaría tanto tiempo para poder cobrar”, aseguró a La Capital el empresario Luis Moya para sintetizar la particular experiencia.

Domingo 25 de Enero de 2015

Después de más de 23 años de paciente espera un comercio dedicado a la venta de materiales de construcción con sede en Chabás logró cobrar a la comuna de Sanford una deuda generada a fines de 1991.

   Si bien las resoluciones judiciales favorecieron a la firma damnificada en distintas instancias, el gobierno sanforense fue demorando el pago por razones de emergencia económica, entre otros motivos que dilataron la espera, hasta que finalmente la actual administración cumplió con la obligación a instancias de un convenio suscripto entre las partes recientemente.

   “Nunca perdí las esperanzas, pero tampoco pensé que pasaría tanto tiempo para poder cobrar”, aseguró a La Capital el empresario Luis Moya para sintetizar la particular experiencia.

   Claro que los 121 mil pesos que percibirá en 12 cuotas —para lo cual ya recibió los cheques respectivos— lejos están de representar lo que hubiese implicado cobrar en tiempo y forma la deuda original de 148.164.905 australes que convertidos por entonces a la moneda estadounidense significaban unos 14 mil dólares aproximadamente.

   “Es cierto que tal vez no sea negocio cobrar lo que podría considerarse solamente el capital sin ningún tipo de resarcimiento, pero después de tantos años de insistencia haber llegado a este acuerdo lo considero un logro tan saludable como aliviador”, dijo el titular del establecimiento comercial, cuyo sucursal casildense donde se realizó la venta de materiales que le llevó casi un cuarto de siglo cobrar, se encontraba por entonces sobre calle Mitre.
  
Arreglo. En ese marco ejemplificó que “en 1991 la plata de la deuda me alcanzaba para comprar un vehículo cero kilómetro de alta gama y ahora no, pero lo importante es haber llegado a un arreglo para ponerle un punto final a esta larga historia”.

   Pese a la deuda el empresario recordó que nunca consideró dejar de ser proveedor de la comuna de Sanford porque “privilegié mantener la relación comercial al estar convencido de que alguna vez cobraría lo atrasado como finalmente sucedió”, dijo.

   La historia comenzó en diciembre de 1991 cuando, casi al finalizar su gestión, el ex jefe comunal, Juan Carlos Reschini, suscribió un convenio con Moya por medio del cual reconoció la deuda que recién después de más de dos décadas fue pagado por la administración actual que conduce Julián Gironelli.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS