Opinión

Un año a pedir de Cambiemos

Lo mejor de 2017 fue el 22 de octubre, piensa Mauricio Macri. Lo mejor de 2017 es que se termina, siente la oposición.

Domingo 31 de Diciembre de 2017

Lo mejor de 2017 fue el 22 de octubre, piensa Mauricio Macri. Lo mejor de 2017 es que se termina, siente la oposición. Lo que viene debería ser mejor, para todos, fundamentalmente para el ciudadano común.

Debería decirse que todo lo que se pronosticó desde la teoría tuvo correlato en la práctica política. Cambiemos se consolidó como coalición gobernante pese a los magros resultados de la economía, en una especie de bisagra difícil de rastrear comparativamente en el tiempo.

El gobierno, al fin Mauricio Macri, es como es y no dibuja una realidad paralela. No oculta su condición ideológica de centroderecha y, por ende, no siente culpa por su gestualidad. Los que parecen correr con cancha inclinada son los que les piden a este gobierno algo que no es. Ni el radicalismo logra imponer adentro de Cambiemos alguna pátina progresista. Saben los radicales que su destino como partido, repleto de lonjazos tras los fracasos de sus gobiernos anteriores, es decir "Sí, Mauricio". No les queda otra.

Es bueno detenerse brevemente en la UCR. Si Macri fracasa como presidente, el radicalismo habrá fracasado como aliado y no podrá plantear una táctica de salvación. Si a Macri le va bien, el actual presidente será reelecto y no le dejará a los que antes llevaban boina blanca ni la candidatura a la vicepresidencia. Como escribió Luis Alberto Spinetta en formato canción: "No estoy atado a ningún sueño ya".

Pero, el 2017 no dejó su mayor influencia negativa en los radicales, sino en el peronismo. Apunte para el lector: el peronismo se parece cada vez más al radicalismo.

Quebrado, sin vocación de poder, sin liderazgo, con cada vez menos votos. Así termina 2017 el peronismo clásico, el que movía el amperímetro. Funcional a Macri, de principio a fin, el PJ es cada vez más a una confederación de partidos provinciales de distritos chicos, sin influencia nacional.

Qué curiosa es la política argentina: Juan Manuel Urtubey (líder del peronismo romántico, que sólo se referencia en Salta) lanza al aire su pretendida vocación presidencial cuando fue derrotado en su territorio por el macrismo. Al peronismo, con Urtubey, sólo le tocaría perder una elección nacional. El menú que propone el marido de Isabel Macedo es muy parecido al de Macri. Y la gente compra el original.

El macrismo logró ganar en las cinco principales provincias y, por ende, puso a parir al cordobecismo, ese artefacto que parece no tener ni siquiera respuestas ante el ex referí Coneja Baldassi. En Santa Fe, a Cambiemos no le costó un céntimo ganar las elecciones y coronó con todos los laureles el teorema de Marcos Peña: ganamos con cualquiera, aunque no lo conozca casi nadie. Albor Cantard sólo tenía un 4 por ciento de conocimiento en Rosario. Y fue el triunfador.

Ahí estuvo el mayor éxito amarillo. En imponer la marca por sobre los nombres y apellidos. No hay indicios de que esto pueda cambiar hacia 2019, salvo un hecho impensado que altere la ruta de la política. "La grieta", ese formidable negocio político de Macri y Cristina, llegó para quedarse. Se observa por estas horas en el Senado de la Nación, donde la ex presidenta es la única voz 100 por ciento confrontativa con el gobierno nacional. Pichetto lo hizo.

Si el gobierno nacional repunta en lo económico, no habrá mucho que inferir para las elecciones de 2019. Hay un sector importante de la sociedad que está dispuesto a bancar los errores y las boutades del macrismo, que deja hacer y deja pasar algunas leyes impopulares. "Al votante nuestro no le importa si (Nicolás) Dujovne tiene la plata afuera y veranea en Punta del Este. Lo que quiere es que haya kirchneristas presos. Y los hay. La economía va a mejorar", dijo, así de tajante, un diputado nacional del PRO, mientras diciembre daba las hurras en la Cámara baja.

Este gobierno hace un culto del método de prueba y error. Desde que que asumió se columpió entre el hacer y el deshacer. Si pasa, pasa. En este sentido, la rectificación oficial de las metas inflacionarias es un déja vú respecto de los "brotes verdes", la "lluvia de inversiones" y anzuelos verbales por el estilo. Ninguna de esas instancias se dio, pero, igualmente, Cambiemos ganó las elecciones. La única verdad, lector, sigue siendo la realidad.

Sin embargo, el Ejecutivo no debe dormirse en los laureles ni creer que la tolerancia es un bien adquirido para siempre. En algún momento, el macrismo empezará a pagar costos por el precio de las cosas y por el mantenimiento de los porcentajes de pobreza. Lo debería saber el presidente de la Nación, quien dijo que quiere ser juzgado al final de su mandato por los números de la pobreza.

El 2018 no habrá elecciones y, habitualmente, eso no significó nunca un horizonte de bienestar para la población. Para el bolsillo de la gente siempre es mejor un año electoral, por más malo que sea. Por lo pronto, uno de los objetivos oficiales es hacer ley su proyecto de reforma laboral.

De acuerdo a lo difícil que resultó aprobar el ajuste previsional —con su retahíla de violencia en las calles, y también con el regreso de los cacerolazos— cualquier ciudadano informado hubiera pensado que pasaría a dormir el sueño de los justos. Parece que no es así. El gobierno quiere tratarla en extraordinarias. La reforma laboral es un proyecto que pega de lleno en los sindicatos, al fin en el peronismo. ¿Se atreverá Macri? ¿Se atreverán los diputados peronistas amables a aprobarla? En política, las respuestas no siempre están escritas de antemano.

Se termina 2017, el que ganó Cambiemos. Nadie podría asegurar, responsablemente, cómo será 2018, sin urnas a la vista.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario