Opinión

Trump, el manipulador desvergonzado

A pesar de su inmenso dolor, la familia de Kate Steinle, la joven de 32 años que murió en San Francisco, California, a causa de un disparo hecho por un imprudente vagabundo indocumentado mexicano, llamado José García Zárate, se ha negado a prestarse a la manipulación política de la muerte de su hija iniciada por Donald Trump.

Miércoles 06 de Diciembre de 2017

A pesar de su inmenso dolor, la familia de Kate Steinle, la joven de 32 años que murió en San Francisco, California, a causa de un disparo hecho por un imprudente vagabundo indocumentado mexicano, llamado José García Zárate, se ha negado a prestarse a la manipulación política de la muerte de su hija iniciada por Donald Trump. A dos años y medio del desventurado suceso, Trump sigue empecinado en sacarle provecho político a la tragedia renovando su campaña de demonización contra México, la comunidad latina y las ciudades santuario.

La deshonesta embestida de Trump, que empezó cuando era candidato a la nominación republicana a la presidencia, ha resurgido porque la semana pasada el hombre que la mató fue absuelto de la acusación de homicidio. El veredicto del jurado se explica porque la pregunta que el juez de la causa planteó al jurado era inequívoca: ¿consideran ustedes que el acusado tuvo la intención de matar a la víctima? La lógica de la respuesta también fue contundente. El disparo no pudo ser intencionado porque la bala letal primero pegó en el piso, a unos tres metros del acusado, y luego viajó casi 24 metros antes de pegarle por la espalda a la víctima y matarla.

Recién sucedida la desgracia, Trump responsabilizó a México de la muerte de la joven, aduciendo que el vecino del sur empujaba a criminales, narcotraficantes, violadores y asesinos como García Zárate a Estados Unidos. Su disparatada acusación tuvo un eco enorme entre sus seguidores, tanto que lo catapultó del séptimo al primer lugar entre los candidatos republicanos.

García Zárate declaró que encontró la pistola envuelta en un trapo debajo de una banca del muelle y que al sacarla se disparó accidentalmente, que se asustó, la tiró al mar y huyó del muelle, para ser capturado a unas cuadras de distancia del lugar.

La pistola, que pertenecía a un agente federal, es de una marca diseñada para militares de élite y tiene un largo historial de descargas accidentales. Se estima que desde el 2000 este tipo de descargas de armas han causado más de 10.000 muertes.

La prudencia del juez fue desoída por Trump, que relanzó su ofensiva argumentando a favor de la construcción del muro con México y demonizando a la comunidad latina. Convertir el infortunado caso específico de un bueno para nada como García Zárate en un problema generalizado dentro de la comunidad latina inmigrante es una infamia y una gran mentira.

También es falso que son los extranjeros los que cometen actos violentos en EEUU. Este es un país sumamente violento, sobre todo si se lo compara con otros desarrollados, y la mayor parte de los 16.000 homicidios que anualmente suceden en la nación los cometen los nacidos aquí, no los inmigrantes. Una verdad irrefutable que, sin embargo, no detendrá las maniobras del demagogo que hoy ocupa la Casa Blanca.

Sergio Muñoz Bata

El Tiempo (Bogotá)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});