Opinión

Tiempos de cambios en Santa Fe

Claves. La política local empieza a generar reacomodamientos en la transición. El posmacrismo impacta de lleno. Tensiones en el Frente Progresista.

Jueves 19 de Septiembre de 2019

El fin del proceso electoral santafesino y el desarrollo del cronograma nacional parecieron haber dejado en el freezer la política provincial, al margen de los histéricos movimientos de la transición que ensayan los que se vienen y los que se van.

Cuando se corra el telón de la primera vuelta, y cuando lo peor haya pasado, volverá el pobre a su pobreza, el rico a su riqueza y el político local a la rosca infinita. Los resultados de las elecciones dejaron heridos en todos los sectores políticos, acicatearon nuevos liderazgos y llenaron la bota de interrogantes.

Habrá que esperar el anuncio de Pablo Javkin respecto de su gabinete para saber si los tambores de guerra que suenan en la relación con el socialismo desatarán acciones más contundentes o si todo se queda en ruidos y ruiditos. Por ahora la relación, adjetivada por los protagonistas, es "tortuosa". De cómo resuelvan estos entuertos endogámicos el intendente electo y el partido de gobierno actual dependerá el formato del Frente progresista a futuro.

De reojo

El concejal cree que desde el socialismo ya están pensando en hacerle competencia de cara a las futuras elecciones y no en buscar un escenario político que contemple la nueva realidad. Sea cual fuere el estadío al que se llegue en diciembre, Javkin necesita crear una mayoría propia que lo respalde y que le permita fortalecer su espalda.

Este contrapunto soterrado entre los oficialistas es mirado con cierto morbo por el peronismo. A Omar Perotti le encantaría que sea Javkin el que cargue por la "herencia recibida" y le muestre los dientes a Miguel Lifschitz, el objetivo a destruir por el peronismo. Javkin lo sabe. Pero es muy difícil que vaya a hacerlo. Al margen de las diferencias, siempre se ha mostrado leal al Frente Progresista.

"Los peronistas quieren usarlo a Pablo para lacerar a Miguel. Siempre ha sido leal, pero deberían los socialistas hacer un esfuerzo y no complicarse con los números y las actitudes", dicen cerca del hombre de las grullas, quien va perfilando su gabinete y terminando de convencer a dirigentes de la sociedad civil para que se acerquen a la cosa pública.

El socialismo se enfrentará en el futuro inmediato al deseo peronista de esmerilarlo vía reforma constitucional y elección del presidente de la Cámara de Diputados. Algunos legisladores recorren despachos en la Legislatura, tratando de acicatear a los radicales a que rompan el cerco y le den pelea a Lifschitz para la Poltrona de la Cámara baja.

"Lo que no saben (Leandro) Busatto y (Luis) Rubeo es que después los radicales le cuentan a Miguel", reveló a LaCapital un diputado socialista.

Tácticas y estrategias

Lifschitz está al tanto de la movida en su contra y también de la decisión peronista de avanzar críticamente sobre su gobierno antes de que se produzca el traspaso. Lo dijo con todas las letras Busatto en las últimas horas. Perotti cree que la intención del Frente Progresista es pegar al gobierno que viene con políticas de ajuste, atento a un horizonte económico que luce inquietante. Para mal, claro.

El problema que tiene hoy la Casa Gris sigue siendo el mismo: la inseguridad. En las últimas horas hubo un cruce entre las dos partes de la transición que, en vez de intentar acercar una salida positiva, agrandaron las diferencias.

Pero no es en el socialismo y el peronismo donde solamente pasan cosas. Cambiemos Santa Fe vuelve a ingresar a un terreno de zozobra interna y reagrupamientos. En los próximos días quedaría consagrada la ruptura entre un número importante de dirigentes macristas y Federico Angelini.

De hecho, los pares de Angelini en el bloque Cambiemos de la Cámara baja han decidido romper filas, aunque falten pocas semanas para el fin de los mandatos. Sergio Más Varela y Germán Mastrocola ya tienen la decisión de irse y esperan una actitud similar de otros dos diputados del bloque, pero que se referencian en la ciudad de Santa Fe: Raúl Fernández y Demetrio Alvarez. En esa tarea están encaminados los que ya decidieron avanzar.

Los diputados que se irán del bloque (si es que ese éxodo se concreta) actuarán en la interna de Juntos por el Cambio Rosario con Roy López Molina, el diputado nacional Lucas Incicco, la concejala Renata Ghilotti, Ricardo Schlieper y Agapito Blanco, entre otros nombres.

Lo que vendrá

Siempre que se hable de la interna del macrismo rosarino hay que aclarar algunas cuestiones, porque, al menos hasta aquí, se han producido más amagues que acciones concretas de ruptura y realineamiento. "Esta vez va en serio. No da para más", dijo un diputado.

El casi seguro fin de Cambiemos en el poder traerá aparejado el posmacrismo. No hay macrismo sin Macri. Hoy, las dos cabezas visibles del gobierno nacional en Santa Fe son José Corral y Angelini. El legislador provincial encabeza la lista a diputado nacional y será la referencia del macrismo en ese ámbito parlamentario. ¿Habrá una zona de interna entre Angelini —y el angelinismo— con el sector que está en obras?

Cuando pase diciembre todas estas insinuaciones comenzarán a escribirse en formato de nueva época política. Para eso, también deberá pasar el temblor económico. O no. La transición ha quedado en talle extra large.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario