Opinión

Santa Fe y el reparto desigual del fondo sojero

Una distribución muy dispar. La provincia recibió menos de la mitad de lo que le correspondería si se considera lo que produce. Córdoba, Entre Ríos y Buenos Aires, entre otras, también exhiben un saldo negativo.

Jueves 12 de Marzo de 2015

El Fondo Federal Solidario (FFS) fue creado en el año 2009 y el mismo dispone el reparto a las provincias del 30% del total recaudado por derechos de exportación al complejo sojero. Para el año 2014, el monto total destinado por este concepto al conjunto de jurisdicciones ascendió a $14.704 millones, un 52% superior al de 2013, distribuyéndose bajo el mismo criterio que los envíos automáticos que el Tesoro efectúa bajo la Coparticipación Federal de Impuestos (CFI).
En términos absolutos, Buenos Aires es el distrito al que se adjudicó el mayor monto con $3.118,9 millones, le siguieron Santa Fe y Córdoba con $1.269 millones $1.261 millones en forma respectiva. En el otro extremo, y siempre en cifras absolutas, las provincias que recibieron menos recursos fueron Tierra del Fuego y Santa Cruz con guarismos en torno a los 200 millones de pesos. Si se consideran los importes por individuo, el orden anterior se modifica sustancialmente. En este caso, la jurisdicción más beneficiaria fue Tierra del Fuego con una cifra de 1.182,7 pesos por persona seguida por Catamarca con $995 per cápita. Al fondo de la tabla se hallan Ciudad de Buenos Aires ($114,9) y Buenos Aires ($189,30).
Ahora bien, si se considera la producción de soja de cada provincia como base para la distribución del fondo sojero y se lo contrasta con el que efectivamente se realiza, se advierten grandes disparidades, con provincias que son aportantes netas al sistema y otras que son absolutas beneficiarias del mismo.
En forma concreta, si se efectuara el reparto en función de la participación que tiene cada provincia en el total de la producción de soja de acuerdo a la campaña 2013 /2014, se advierte que Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Buenos Aires, Santiago del Estero y La Pampa exhiben un saldo negativo. Es decir, recibieron menos de lo que les hubiese correspondido en caso de transferirse los recursos de acuerdo a su producción. Son aportantes netas al régimen, de ahí que, de acuerdo a su creación, es de carácter solidario.
Córdoba es la economía más perjudicada dado que recibió solo un 31% de lo que le tocaría de acuerdo a su producción. Santa Fe, por su parte, percibió menos de la mitad (46%) de lo que le hubiera correspondido si la producción se tomara como parámetro de reparto y Entre Ríos el 63%. Buenos Aires, en tanto, obtuvo por el FFS un importe equivalente al 66% de lo que se adjudicaría en virtud de su producción.
Para el caso de Santiago del Estero la brecha es menor dado que por el fondo sojero recibió casi un 80% de lo que cobraría de acuerdo a su cosecha mientras que en La Pampa se advierte prácticamente un empate entre lo que efectivamente recibió y lo que habría entrado a sus arcas por su producción. El resto de las provincias productoras de soja tienen un saldo positivo entre lo que cobraron y lo que les correspondería según su cosecha, siendo las más favorecidas Misiones, Jujuy y Formosa; mientras que, claramente, las más beneficiadas son aquellas que no aportan al fondo por no ser productoras de soja pero igual recibieron fondos tales como las jurisdicciones del Sur del país o la capital porteña.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS